Día Napalm

21.10.08 10 Comments















Luego de tener otro día de furia, he decidido rebautizar a estas agradables jornadas como "Días Napalm". Simplemente porque si lo tuviera a mano, ya verían cómo soluciono muchas cosas.


Que tengan un buen día.

Un día de furia

8.10.08 25 Comments

Hoy es un día de esos en que todo sale mal. Ando con la nube negra encima. Aunque, he de reconocerlo, la nube lleva vaaaarios días. Semanas. Es como un ciclón, tifón, tormenta eléctrica. Huracán, o algo así. Así que viene el post de descarga. Que como ando, no me extrañaría fuera descarga eléctrica, y llevármela yo. Así que, si no quiere leer quejas y/o alegatos, absténgase.

Parental Advisory: explicit language.

Vamos viendo. Anoche trasnoché. Y no, no fue porque me fui de juerga, como me han preguntado 20.000 veces hoy. Ya dejen el chistecito. Me quedé trabajando, dormí 4 horas, lo que agrava mi crítica condición mental.

En el tema físico, cansancio aparte, hoy:

-Al abrir una puerta, me clavé un tornillo que sobresalía de la manilla entre el dedo y la uña. La puta madre, duele. Fue hace ya varias horas, y sigue doliendo. Puto tornillo.

-Me pegué en el codo contra un mueble. Hace un par de horas, y todavía duele. Y si alguien más me dice que no me sobe porque me va a llegar un regalo, se puede ir yendo a la mierda. El único regalo que me puede llegar hoy, seguro hace tic-tac.

-Al entrar a una oficina, me pegué -esta vez MUY fuerte- contra la manilla de la puerta, en el hueso de la cadera. Y no tengo edad para estar quejándome de la cadera.

Eso se suma a los 80.000 chistosos haciéndose los ingeniosos con bromas de mi cara de trasnochado, y a los otros tantos convencidos de que me va a llegar un regalo si me dejo el codo tranquilo. Paren de una vez, idiotas. Advertencia: hoy no es día para bromas.

Esto se suma a unos días de terror. En lo automovilístico, por ejemplo. Algún hijo de las mil putas que se estacionó al lado mío abrió la puerta con tal fuerza que provocó un buen abollón en la mía. Que se vaya al infierno. Pero peor fue lo que me pasó la semana pasada: iba camino a mi casa, luego de una mierda de día, subiendo por una empinada calle, hora de alto tráfico. Y en eso a un viejo que iba al frente mío se le ocurre retroceder. RE-TRO-CE-DER. Viejo de mierda. No hubo bocinazo ni cambio de luces que sirviera. Lo único que lo hizo parar fue mi auto. Suerte que como no alcanzó a tomar mucho impulso, no pasó nada. Pero el viejo puto tenía como 1.000 años, ¡y manejaba! La puta madre, o lo guardan en su casa, o lo llevan a manejar autos a control remoto, pero esa gente no puede circular por las calles. Son un peligro.

En resumen: hoy no es mi día. Ni mi semana. Y esta mierda de post es para que quede claro. Se supone que era para desahogarme, pero ahora me da más rabia al acordarme. Del viejo de mierda del auto, por ejemplo. Hijo de puta, peligro ambulante.

Mejor quedamos acá. Haga sus descargos, si tuvo un mal día. Si fue bueno, no me cuente, no me interesa. Lo que falta es ser el único imbécil que tuvo un día de mierda hoy.

A modo de P.S. Sepan disculpar ustedes el lenguaje, pero todos los hijos de puta que retroceden en medio de los autos, o que no se fijan en el auto del lado de la puerta, merecen enfermar de la próstata y que les metan el dedo por el culo. Y ojalá que el doctor tenga elefeantiasis o no sé cómo se llama esa enfermedad que tienen una mano y unos dedos enoooormes. Putos.

Frases políticas

7.10.08 8 Comments

Fue imposible resistirlo. Pese a que es una de las primeras entradas en este blog, está -especialmente en nuestro actual período de campaña- más vigente que nunca. Son las frases de los políticos. Ya se va viendo que el strogonoff, refrito o sopa de sobras está más cargado a lo añejo que a lo nuevo. Son tiempos tormentosos, sépanlo, pero ya vendrán nuevos temas.




Usuarios preferentes –incluso adictos, algunos –de frases cliché, estos personajes se especializan en vender pomadas. El problema es que, de tanto vendidas, las pomadas son cada vez más difíciles de sacar al mercado. Por eso recurren a las frases hechas. Y creen que “la gente”, término muy utilizado, va a votar por ellos por una simple frase.
Algunos van más lejos, y usan una de estas frases en su slogan de campaña. El punto cúlmine en la vida del cliché: verse impreso en cada calendario, chapita, pendón o “paloma” del candidato. Escucharse en los jingles radiales. Un espanto.
En un “verdadero esfuerzo” por no aportar, va un breve pero contundente listado de clichés políticos. Si ponerle cara a las frases periodísticas era fácil, esto es un regalo. Disfrute y, claro, aporte con lo suyo.
Los problemas reales de la gente. Frase muy utilizada en tiempos electorales –aunque en otros también –por políticos del pueblo o conectados con la gente, expresiones también frecuentemente utilizadas. Son políticos que se preocupan de nosotros. Y de nuestros problemas reales, claro. Porque de los irreales para qué. Si lo que importa, realmente, son los problemas reales. Ésa es la realidad.
El valor agregado de esta frase es que salva a quien la pronuncia de contestar cualquier pregunta complicada. Basta con responder algo como “no pregunte tonteras, mejor preocúpese de los problemas reales de la gente”, o “no me interesa, a mí lo que me importa son los problemas reales de la gente”.
Llegaremos hasta las últimas consecuencias. Una variación –o complemento, a veces –del Caiga quien caiga. Dos expresiones que dan risa. Y las dos están de moda últimamente. Al final, nadie cae y no hay consecuencias. Al igual que en el caso del “desmiento categóricamente”, que se verá más adelante, mientras más consecuencias se prometan y más cabezas amenacen con caer, menos resultados. Muy propia de políticos, aunque también sirve a cualquier mortal en caso de chanchullos en empresas, oficinas, e incluso en la casa. Si sus calcetines no están limpios cuando los necesita, o alguien se tomó su leche cultivada, haga una investigación y amenace llegar hasta las últimas consecuencias. Verá como en su casa tampoco pasa nada.
Desmiento categóricamente. Mientras más categórico es el desmentido, más verídico es lo que se desmiente. La paradoja del desmentido, claro. También puede ser utilizada por el común de los mortales, en caso de querer zafar de una situación complicada, o si se ve descubierto en algo impropio. Si se le escapa un “ninja” en un ascensor, por ejemplo, puede “desmentir categóricamente” haber sido usted. Si fue usted el de la leche cultivada, luego de la amenaza de llegar hasta las últimas consecuencias desmienta categóricamente su responsabilidad. Pero si va a usar este cliché, tenga clara la ya citada paradoja del desmentido. O como diría alguien por ahí, “no aclare tanto, que oscurece”.
Oposición constructiva. Sí claro. Es como leche sin lactosa, café descafeinado, marraqueta sin miga. Quitarle la esencia. Una falacia completa, un engaño, venga de donde venga. Forzosamente puede ser utilizado por el ciudadano medio, aunque con ingenio todo es posible. Si su señora se empeña en decorar la pieza de una manera que a usted no le agrada, o en cocinar lo que no le gusta, o en demorarse al salir, manifieste su intención de ser oposición constructiva. Y asuma las consecuencias de lo que acaba de decir.

En fin. El problema no es que los políticos usen los clichés, sino que les funciona. La gente vota por ellos, y salen electos una y otra vez. Y eso sí que no aporta.

Mago Oli

3.10.08 10 Comments

Creo que el Mago Oli -nacido como Gerardo Parra -debería ser uno de los personajes símbolo de este país. ¿Quién no lo recuerda? Alguna vez, durante mi infancia, lo vi en vivo, en algún cumpleaños de alto presupuesto al que me invitaron. Pero no es eso lo que más recuerdo. Si por algo es reconocido Oli es por su fallida prueba del tarro de leche, realizada el 2 de julio de 1985 en el ya mítico "Festival de la Una", animado por Enrique Maluenda y auspiciado por grandes marcas como Sabrosalsa Deyco o Betún Virginia. El incidente del tarro de leche ha sido tema recurrente en múltiples reuniones -especialmente asados -sumiendo en la ignominia a Oli.

Pero Oli es mucho más que el tarro de leche. El Mago Oli es, en sus palabras, "Ilusionista y mucho más". Aunque la verdad, el ser recordado sólo por el infame episodio del tarro le debe quitar la ilusión a cualquiera. Incluso a él.

Pero Oli se sobrepuso, y sigue trabajando hasta el día de hoy. Hace magia en eventos, ejerce de maestro de ceremonias, hace rutinas de magia con globos, magia humor, magia infantil, magia mental, shows navideños... es un hombre universal, mucho más que un ilusionista.

Sus servicios pueden ser contratados a través de su página web http://www.magooli.cl/, que es una experiencia mágica en sí misma. Aparte de permitir contactar a Oli, se puede ver su biografía, un archivo de fotos de presentaciones mágicas, un archivo de sus apariciones en prensa, bajar wallpapers e, incluso, un capítulo dedicado especialmente al tarro de leche, donde cuenta su versión de la historia, y lo que sintió detro del tarro ese fatídico día. Todo con una gráfica y diseño notables.

Un dato, para que no se confunda: en la página hay botones como "Quiénes somos" o "Qué ofrecemos", pero no se menciona a nadie más que a Oli. Después de mucho pensarlo, creo que esto de llamarse Gerardo y Oli le ha generado una crisis de identidades múltiples. Entiéndalo, no es fácil pasar por lo del tarro.

Strogonoff de blog (o rescatando lo irrescatable)

2.10.08 28 Comments

Estimados y estimadas (cualquier día me canso de esto de la igualdad de géneros. Lo que pasa es que me revienta eso de estimad@as, porque es evidente mal uso de ese signo de mierda que hace algunos años nadie conocía. Ni siquiera sé si existía. Pero el punto es que cualquier día me canso y hablo en un solo género, porque ya me aburrió eso de os/as. Bueno, cierro un paréntesis ya demasiado largo):

A no confundirse con el título. No se trata de un nuevo giro en este espacio, deviniendo en blog culinario. Nono, me refiero más bien a un nuevo esfuerzo (sí, a veces me esfuerzo, aunque sea en cosas inútiles) por revitalizar este antro de lo improductivo, este santuario de lo inconducente, esta basílica del dato inútil. ¿Por qué Strogonoff?, se preguntará alguien (uhh, “alguien” no tiene género. Desde ahora serán todos unos/as “alguienes”). Bueno, Strogonoff porque, tal como sucede con el plato que lleva ese rimbombante nombre, se trata principalmente de una mezcla de (poca) carne preparada especialmente para la receta, y (bastante) carne sobrante de comidas anteriores.

Entonces, será así: los nuevos posts irán intercalándose con algunos de los primeros de este blog, para que quienes llegaron tarde los puedan leer, y para quienes llegaron en los comienzos los relean y se aburran un poco. Porque no todo puede ser entretención, claro. Además, así rescato posts antiguos (verdaderos clásicos, claro) que nadie leyó. O que pocos comentaron. Y ya no doy más explicaciones, total el blog es mío. Y qué tanto.

¿Alguien tiene algo que decir al respecto?

Una historia de vocales

1.10.08 27 Comments

A propósito de las discusiones lingüísticas que se han dado últimamente por estos pagos, y ya cerrando –por un rato, al menos- la faceta filológica de este espacio, me haré eco de algo que supe por medio de una amiga que, amablemente y en vista de la discusión última, me lo contó. Y dice así:

La famosa escritora española Lucía Echevarría, ganadora del prestigioso Premio Planeta, dijo en una entrevista en España que “murciélago” era la única palabra en el idioma español-castellano que contenía las 5 vocales. Ante esta aseveración, un lector llamado José Fernando Blanco Sánchez -de seguro presa de un normativismo severo, según muchos- envió la siguiente carta al diario ABC, para sacar del error a la laureada escritora:

Carta al director del diario ABC:

Acabo de ver en la televisión estatal a Lucía Echevarría diciendo que, “murciélago” es la única palabra en nuestro idioma que tiene las cinco vocales.

Mi estimada señora, piense un poco y controle su “euforia”. Un “arquitecto” “escuálido”, llamado “Aurelio” o “Eulalio”, dice que lo más “auténtico” es tener un “abuelito” que lleve un traje “reticulado” y siga el “arquetipo” de aquel viejo “reumático” y “repudiado”, que “consiguiera” en su tiempo, ser “esquilado” por un “comunicante”, que cometió “adulterio” con una “encubridora” cerca del “estanquillo”, sin usar “estimulador”.

Señora escritora, si el “peliagudo” “enunciado” de la “ecuación” la deja “irresoluta”, olvide su “menstruación” y piense de modo “jerárquico”.
No se atragante con esta “perturbación”, que no va con su “milonguera” y “meticulosa” “educación”.

Y repita conmigo, como diría Cantinflas: ¡Lo que es la falta de ignorancia!

Después de una joya así (mención especial para "olvide su menstruación"), queda poco por decir. Sólo advertirles que, en caso de devenir este post o cualquier otro de este sitio en algo que aporte, será rápidamente acallado, presa de la más brutal censura, ya que no estamos aquí para eso. Lo que nos convoca -estimados, estimadas- es el no aporte, por lo que estoy ideando renovadas estrategias para engrandecer, ennoblecer y glorificar el sagrado ocio y el dato infecundo.

En esa línea -y fuera de programa- desde hoy y mientras dure la campaña municipal que, estoy seguro, nos quiere enloquecer, a su mano derecha encontrarán “La frase del candidato”, una selección aleatoria -pero real- de frases proferidas por quienes aspiran a ser los máximos líderes -o calentar un asiento, en el caso de los concejales- en nuestros municipios.