Términos enfermantes

3.8.07

Siempre he gozado de buena salud, por suerte. Las pocas veces que he debido estar en una clínica ha sido por cosas menores, y casi siempre de manera ambulatoria. Por lo mismo, nunca tuve la oportunidad de fijarme en detalle en los términos utilizados al interior de estos establecimientos, aunque siempre me han llamado la atención.

Sin embargo, mi suerte cambió: recientemente tuve la gloriosa experiencia de pasarme cuatro días en una clínica. Y, mejor aún, como acompañante, lo que me dio tiempo de fijarme en todo lo que pasaba y se decía sin distracción por dolores, molestias ni nada parecido. Por lo demás, como estaba completamente sano, pude deambular por pasillos, ascensores, cafeterías y salas de espera, multiplicando enormemente posibilidad de oír conversaciones ajenas.

Esta sublime estadía tuvo además como motivo el nacimiento de mi hija, por lo que adicionalmente tuve acceso a términos vedados para otros pacientes. En fin, hija aparte –una maravilla, por cierto –fue una provechosa experiencia. Conocí términos capaces de dejar a cualquiera internado: de verdad enfermantes. A continuación, y sin más preámbulo, algunos de los vocablos que tuve la dicha de escuchar.

El procedimiento. El término fundamental al interior de una clínica. Todo, pero de verdad todo, es un procedimiento: poner el termómetro, tomar la presión, revisar al recién nacido, cambiar una bolsa de suero. Incluso algo tan natural como mudar a la guagua. Lo mejor es que es un término –eso creen los funcionarios –que mantiene incólume la dignidad del paciente que está siendo sometido al dichoso procedimiento, porque no se revela la naturaleza del mismo. De ahí que la sola mención de la palabra haga aparecer en la cara de quien la pronuncia un halo de misterio.

Bonus track: en el caso de la clínica en cuestión, los ascensores inteligentes anunciaban cada piso. Así, se abrían las puertas en el primer piso y una voz de mujer pseudo sexy decía suavemente: “primer piso, hall central”. Al detenerse en el tercer piso, la voz anunciaba: “tercer piso, procedimientos”. O sea, tienen un piso exclusivo para eso. Un lujo. Confieso que, aunque iba al quinto, alguna vez apreté –con disimulo, como si fuera accidentalmente –el botón del tercero. Sólo para oír la palabra pronunciada por esa voz.

La vamos a destapar. Temible anuncio de la enfermera, auxiliar de enfermería o cualquiera sea el cargo de quien entra rauda a la habitación. No se trata de que la pieza esté calurosa y vayan a destaparlo a uno para que no transpire tanto. Ni de que la paciente esté escondida bajo las sábanas. Es simplemente un eufemismo para entrar con una serie de artículos de aseo personal a limpiar las zonas pudendas. Atroz. Lo que me lleva al próximo término.

Le vengo a hacer un aseíto. Otro eufemismo espantoso. Está bien, no pretendo que la enfermera entre diciendo –perdonen ustedes –“vengo a lavarle el culo”, o “le vengo a jabonar el poto”. Pero creo que hay formas menos repugnantes. “La vengo a lavar”, por ejemplo. Por lo demás, el diminutivo es aún más irritante.

Las deposiciones. Perdí la cuenta de cuántas veces escuché esta palabra. Le preguntaban a la parturienta si había logrado hacer deposiciones. Miraban la ficha de la recién nacida y comentaban que había hecho sus deposiciones regularmente. Al mudarla constataban el estado de las deposiciones en el pañal. Enfermante, de verdad. Casi me deposiciono de puro molesto.

La mamita. No pueden evitarlo. Para el 98% de las matronas, enfermeras, auxiliares de enfermería, de aseo –del lugar, no de la paciente –,de las nutricionistas, del personal todo de la clínica, la reciente madre no tiene nombre. Es pura y simplemente “la mamita”. “¿Cómo amaneció la mamita?” es la primera cosa que uno oye en el día. De ahí en adelante, será constante. Inútil es indicarles que la mamita tiene un nombre, que por lo demás consta en la ficha, en la puerta de la pieza, en todas partes. Ante un comentario del tipo “no me diga mamita, me llamo X”, sólo recibirá una mirada entre sarcástica y compasiva, unos segundos de silencio y un “bueno mamita”. Peor es cuando a uno lo tratan de “papito”. Dan ganas ahí mismo de ponerse a cantar, como Lorna, “papi, papi, papi chulo…”. No hay salud.

Temperatura límite. Nos recomendaron mantener la temperatura ambiente entre 18º y 20º Celsius, de manera que la guagua no tuviera frío, pero tampoco se acalorara. Prudente recomendación, por cierto. El punto es que uno de los días entró a la pieza una enfermera que, sin más instrumentos de por medio que los termómetros con que Dios la dotó, determinó que la pieza estaba más cercana a 18º que a 20º. Por lo mismo, procedió a tapar mejor a la guagua, explicando amablemente que estábamos “a temperatura límite”. Por más que lo intenté, no pude volver a oír el término. Una joya.

¿Está molestita? Una expresión deleznable para preguntar a la paciente si se siente cómoda. Peor aún cuando la pregunta completa es “¿Está molestita la mamita?”. ¿No sería más fácil preguntar algo como “¿está bien?”, o “¿está cómoda?”. En fin, después de escucharla varias veces, debo confesar que me empecé a sentir algo molestito.

Acoplarse. Es el término utilizado para definir cuando el recién nacido agarra el pezón para tomar leche. ¿Qué es eso de acoplarse? Parece como de estación espacial, de Star Wars, pero ¿acoplarse al pezón? En fin, supongo que consideran a la madre como la nave madre, y a la guagua como la cápsula que la orbita. Un par de veces que la guagua no se acopló correctamente tuve la esperanza de que por citófono la enfermera informara “Houston, tenemos un problema”. Pero nada.

Eyección láctea. Dejé para el final esta verdadera obra de arte de la expresión oral castellana. Constatando si la leche salía apropiadamente, una de las enfermeras –o matronas, la verdad la risa del minuto no me permitió fijarme –comentó que la eyección láctea estaba bien. ¡Eyección láctea! O sea que no se trata de si la leche sale del pezón, sino de si la sustancia láctea es eyectada apropiadamente del envase en cuestión, circunstancia que se puede constatar mediante la presión y estiramiento de la válvula dispuesta para estos efectos en el centro del ya mencionado envase. Un tecnicismo de valor incalculable.

Sin duda quedan infinidad de términos fuera de este recuento. Como siempre, la invitación está abierta: aporte con el suyo.

37 no aportaron:

tere dijo...

quiero felicitar a quien escribe, que no me acuerdo cual de los tres candifunto es. Me rio a gritos leyendo, el del hospital estuvo genial. Lamentablemente en mi vida he estado muchas veces como acompañante en una clinica y comparto los términos enfermantes...te felicito!!!!!

María Teresa

Fran dijo...

Sr. Que no aporta:

En cuanto al tema de la leche, el término más usado es "le bajó la leche?" Y partiendo de la base que todos sabemos mas o menos a qué altura del cuerpo se encuentra la pechuga... es que la leche sale de las amígdalas?? O del cerebelo? Ah?

En todo caso sé de una persona a la cual la enfermera le preguntó por sus deposiciones de la siguiente manera: "¿Obró, señora?"

Intentaré recordar otras frases para el bronce de mi última (y primera) estadía en un nosocomio.. (cómo le quedó el ojo?)

Una operada dijo...

En reirme....
La célebre pregunta¿"está molestita"?, se pronuncia cuando la paciente se retuerce en medio de dolores isoportables, en plena contracciòn de parto,o en el trance de expulsar un calculo renal del tamaño de una bolita ojito de gato.O sea cuando le duele a la mamita,o a la operada,o al pobre gil que le estan examinando la prostata via rectal.

alicia dijo...

Uf, he estado tres veces en un hospital, la primera fue muy chica, cuando me fracturé el brazo y no me acuerdo nada, sólo que el médico sacó un taladrito (q para mi era un perforador nuclear de ésos de Armagedon) y sacó la frasesita famosa, "vamos a seguir con el procedimiento" y empezo a cortarme lo que yo creí que sería mi ex brazo.
La segunda vez fue cuando me insolé en un campamento y me llavaron a una posta y la enfermera de turno me pidió que le describiera la sintomatología... osea... estábamos en la playa, yo, roja como jaiba, con fiebre y alucinaciones...
La tercera fue en el colegio cuando me caí en una clase de educación física y me esguincé el tobillo. Otra vez al hospital, recuerdo que el enfermero me tiró cual saco de papas en la mesa de radiografías y me sacudió el tobillo en cuestión cual maraca (el instrumento, por favor) mientras yo me retorcía de dolor, él canturreaba una canción y me decía -ya mija, si no es pa' tanto tampoco, sea más mujercita-
Desde ahí que he tratado con todas mis fuerzas (físicas y mentales) de no tener ningún tipo de problema de salud, para no volver a los hospitales a los cuales les tengo fobia, claro que he tenido que ser bien "mujercita" para aguantarme uno que otro dolorcillo.
Ahora de acompañante no tengo problema alguno, de hecho, soy excelente acompañante de enfermos y parturientas. La frase que más recuerdo fue para el nacimiento de mi sobrina, "¿le tiran los puntos?" preguntó la enfermera, y yo no tenía idea a qué puntos se referían... y claro lo supe después porque tuve que "hacerle un aseito" a mi hermana una vez que llegamos a la casa.

Mamá MJ dijo...

Estimado señor que no aporta:

permítame no aportarle la siguiente expresión: ¿necesita la chata?
HORROR! Yo que he pasado por esto de tener guaguas en la clínica, pocas cosas son más denigrantes que te ofrezcan la chata, y que por lo demás esperen que la llenes al lado de tu cama para "medir el pipí" (refiriéndose por supuesto a la cantidad... no pensarán catarlo ni nada parecido).
Y también, en el caso de tener guaguas, éste mismo término no existe. Es el "bebé" (léase "vevé"). "Le traigo a su bebé"... Menos mal son pocos días lo que dura esté clínico trance.
Saludos

Mamá MJ

Marcylor dijo...

Me motivaste a escribir mi propio posteo con el asunto del parto de mi guagua. Todavía me estreso pensando en los días que pasé en la clínica.

El "mamita" es por lejos lo que más detesto de la terminología, y que no termina cuando pariste a la cría, sino que prosigue en los controles, las vacunaciones, compra de adminículos varios, etc etc etc. Ya varias veces las he chantado en seco por el obvio y normal "señora". De la única persona que espero un "mamita" es de mi hijo...(bueno, un piropo por ahí...pase)

Marcylor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Marcylor dijo...

Lo olvidaba, muchas felicitaciones por la reciente condición paterna. Es una gran cosa y algo muy importante, una responsabilidad que no terminará...jamás (si duda, piense en su propia relación con sus progenitores). Por si acaso, Ud. gozará frente a los prestadores de salud, hasta los más pateros, de la condición de "Papá", "Padre" o "Señor". Los desagrados del "mamita", prima hermana del "damah" de los garzones de medio pelo, son privativos sólo de las féminas.

señora vitual dijo...

señor no apotador, se le olvidó redactar un comentario sobre "la succión efectiva", término que se refiere a cuanta cantidad de leche esta tomando la guagua.

un beso

Anónimo dijo...

uffff, te juro que si cuando yo tenga la guagua me hablan de eyección láctea, me visto y me voy....nadie puede.
Un beso, Paola

madam butterfly dijo...

Señor no aportador
nunca habia oido la expresion eyeccion lactea, me suena muuuuy raro, como spuknick kgb rusa, o algo demasiado, mi yo no comprender.
Se le olvidô mencionar en sus dias cliniquiles cuantas veces entran a hacer aseito, pero de pieza...ud apenas a logrado conciliar algo el sueño e irrumpen a trapear, tomar la presion o y temperatura y la nutricionista que entra como a las 5 am a preguntar que se va a servir la dama para desayunar, se le olvido o dormia en esos momentos ?
Le aseguro que su esposa no lo hacia, preguntele a ella
atte
madam

madam butterfly dijo...

pd
y saque la siguiente cuenta, los pisos de maternidad son los unicos que aportan porque es una alegria , como sera en las uti o pozo de los operados
atte
madam

madam butterfly dijo...

Señor no aportador
me quede pegada con su blog,se imagina en los otros pisos antes mencionados que no son de maternidad...
Le vengo a hacer un aseito a un pobre diabetico con gangrena en la pierna
Le vengo a poner una sondita naso gastrica....eso significa que el o la pobre no podra servirse algo solido nunca mas en su vida
y suma y sigue
Atroz no y sobre todo en diminutivo
atte
madam

Marcylor dijo...

Ya, quedo el post con mi postparto, gracias Clínica, por favor concedido.

Katty_runrun dijo...

yo trabajo en uno de esos recintos y lo que más me cargan son los diminutivos que todo el mundo usa para todo, insoportable!

Para mi:
*la mamita: la paciente o señora
*la guagüita o el bebe (dicho vevé): la guagua
*aseíto: aseo
*sonda naso-gástrica: sonda naso-gástrica
(lo de la eyección láctica jamás lo he oído)

trabajaré ahí, pero poner sonrisa de idiota y diminutivos durante todo un turno de 12 horas... sorry pero yo no puedo

Anónimo dijo...

tienes razon son terminos insufribles q tratan de hablar del cuerpo como si fuera un auto en pana o en el caso de "mamita", de darle un toque de ternura campesina de alguien q uno ni conoce. bueno pero ¿como se podria traducir el:
"cagó la guagua?", "quiere mear señor?", "le limpio el poto?"

Katy dijo...

señor que no aporta:

aun no he tenido la dicha de tener guagua, (o bebéé como se usa en términos hospitalarios), pero si alguien me pasa una shata o me pregunta si obré, me paro, me visto y me voy, no y no.
encontré realmente geniales las frases de anónimo, de solo imaginarme una enfermera gorda diciendo ¿le limpio el poto a la mamita? me retuerzo en la oficina de la explosión de risa.

Felicidades porque su señora esposa se mejoró, jajaja, frase más que INSUFRIBLE Y ESTÚPIDA, jaja.

El que no aporta dijo...

Tere, gracias por las felicitaciones. Vuelva cuando quiera.
-----------------------------------
Fran, claro, ¿no sabía que la leche baja directamente desde el cerebro?
-----------------------------------
Operada, así es. La pregunta en cuestión es la sabia respuesta al sufrimiento evidente de la paciente, que para la funcionaria no pasa de ser una pequeña molestia.
Lo de la próstata habré de creerlo, todavía no he tenido que entregarme, gracias a Dios, a esos deleites.
-----------------------------------
Alicia, había olvidado eso. También llegué varias veces con esguinces, y la forma de comprobar si dolía era dándole varias vueltas, hasta que los pacientes que dormían despertaban con los gritos.

La pregunta de los puntos también es recurrente. Y de pésimo gusto, por cierto.
-----------------------------------
Mamá MJ, espantosa alocución la que plantea, sin duda.
-----------------------------------
Marcylor, estresante relato el suyo. Acabo de comprobar la continuidad de los términos. Ayer llevamos a "la bebé" a control y la misma hizo sus "deposiciones" justo antes de que le quitáramos el pañal. Acto seguido, la pediatra conminó al "papi" a mudarla (gracias a Dios no habló de "aseíto").
Tengo la percepción de que esto será eterno, y que por siempre seré el papi.
-----------------------------------
Marcylor, gracias por sus felicitaciones. Que me digan papá a estas alturas lo agradecería, en especial después del "papi" y "papito".
-----------------------------------
Señora virtual, qué termino, ¿no? En la línea del acoplamiento, de la eyección láctea. ¿No habrá parido usted un artefacto, y no una guagua?
Besos efectivos para usted
-----------------------------------
Paola, ya va a ver que no es tan fácil como pararse e irse. Creo que desde su último parto olvidó usted ciertas cosas, entre ellas que no es tan fácil pararse e irse. Le propongo que se lleve un Ipod o similar y no se saque los audífonos. Así se evita escuchar varias de estas cosas.
-----------------------------------
Madam, yo tampoco la conocía. Imagínese mi impresión al escucharla.
No se me olvida, créame. Y más encima, después de todo el desfile, entra una que pregunta ¿durmió bien? No hay derecho.
-----------------------------------
Madam, así no más es. O en el tercer piso, el de los procedimientos. Debe ser espantoso.
-----------------------------------
Madam, puedo ver que se pegó. Lo del diminutivo es como si quisieran hacerlo pasar por algo casi simpático. "Le vengo a palpar la prostatita".
-----------------------------------
Marcylor, lo vi. Asumo que hubo depresión post parto... no por el parto mismo, sino por la experiencia de la clínica.
-----------------------------------
Katty_runrun, me deja abismado con su labor. Convivir con eso todos los días no debe ser fácil.
La eyección láctea es algo nuevo para mí también. Hágame un favor: si es de su competencia, adóptela, pero mire con detenimiento la cara de la paciente. Y me cuenta su reación.

Sobre su actitud laboral: me parece bien que no sea de ésas de los diminutivos. ¿No será de las del tipo enfermera militar tampoco, no? Porque entrar con cara de fastidio y malos modos es algo con lo que también uno se topa. Casi prefiero los diminutivos. Casi.
-----------------------------------
Anónimo, así es. O se van a lo técnico o a "tiernizar" algo que no lo es.
Sobre la traducción... ¿cómo no va a habaer un término intermedio?
-----------------------------------
Katy, lo mismo que dije más arriba. Subestima usted los efectos del parto. Ya la quiero ver yéndose por sus propios medios.
Gracias por las felicitaciones. Lo de mejorarse es algo insufrible, claro.

wanda dijo...

sr que no aporta: excelente post... tantos recuerdos que me trajo... de las tantas veces que he estado en una clínica, entre operaciones y guaguas. Creo que la reunión de frases célebres se produce al cambio de turno, cuando entran a la pieza la enfermera entrante y la saliente, y esta última procede a informar (con cara de seriedad):
"La mamita ha estado un poco molestita ya que no ha tenido deposiciones (obrado, en su defecto); le hicimos un aseíto más temprano, por lo que el procedimiento debe repetirse en unas horas más; la bebé (si es mujer) ha tenido un buen acople y está 'mamando' bien; tuvo una leve elevación en la temperatura, por lo que le retiramos la prenda superior." dicho esto, pasa a preguntar: "tiene alguna duda la mamita????" por cierto que con la risa contenido, uno no se atreve ni a abrir la boca.
abrazos

wanda

Katty_runrun dijo...

don no aporte:
Claro que no, soy una persona amable, pero sin diminutivos.
¿por qué siempre se tiene que confundir?
que una no sea "tierna" no quiere decir que sea mal educada.

Mañana mismo hablaré de la famosa eyección, mirando a los ojos a la "mamita" a ver que cara ponen.
Ahí le cuento las reacciones.

Saludos

Niloba dijo...

Aunque es el único que comentaré, he leído varios de los no aportes, me gustó mucho la manera sencilla y amena como describe su conocimiento primario de la clínica, por ahí he escuchado, aunque supongo que varía depende de la clínica y que en un solo día poca consciencia tiene uno de la cosa y es

"PACIENTE CERO" que es un modo de comentar en frente de otro paciente que ha ocurrido una muerte, entonces acompañan al paciente cero lo comentan, le lavan la cama, y lo envían, y entonces uno da gracias de ser el paciente 9071S y no ir reduciéndose en si mismo a la nada.

Isidora Cousiño dijo...

Tu, que crees que no aportas, pero aportas tanto! (Merezco un mail clandestino con tu nombre)

ME HE REÍDO TANTO! Hace SIGLOS que no terminaba llorando de la risa después de leer algo. Es más, no fue al término de la lectura, sino que a partir del primer término.
NO SABES COMO GOCÉ! Sinceramente, la gente felicita siempre, y no siempre le creo, así que no sé como hacerte creer que de verdad me seco las lágrimas de la risa.

Cariños por montón, necesitaba reír. Lo reflejo en todas partes. Me siento aliviada y feliz.
Más cariños aún.
Y felicidades por el nuevo descendiente!

Paulette dijo...

Mi estimado "papito". Creo que sé a qué clínica se refiere, con eso de "3ª piso, procedimientos". Lo mejor es que hace un tiempo la voz se puso a rallar la papa y hablaba en total desacuerdo con lo que el ascensor hacía. De ese modo, los ciegos y toda persona que no conociera la clínica a la perfección podía dar vueltas varios días por el 6º piso buscando su auto, por ejemplo.
Respecto del léxico, previo a ello quiero comentar que tal grado de observación no sería posible si no fuera porque los "papitos" son absolutamente ignorados por el personal de la clínica, en particular por las matronas... He de advertirte que esto se repetirá en la consulta pediátrica y en el jardín infantil, e incluso durante toda la enseñanza básica. Como para meditar en el rol de estos "servicios" en el machismo nacional.

El que no aporta dijo...

Wanda, el cambio de turno es, en efecto, equivalente a una reunión de lingüistas de la Real Academia. Parece una competencia de términos, cuál más enfermante.
----------------------------------
Katty_runrun, la felicito por su amabilidad. Yo no me confundo, sólo quería constatar que no fuese usted una de las del otro extremo.

Me cuenta de los resultados del experimento de la eyección, por favor.
----------------------------------
Niloba, gracias por lo de ameno y sencillo, es la idea. Para gente que habla y escribe "en difícil", ya hay demasiada.

Sobre lo del "paciente cero"... no lo conocía, y déjeme decirle que lo encuentro bastante tétrico. Es como el paciente que ya no es. La nada misma. Ayayay, escalofrío.
----------------------------------
Isidora, ¿qué cambiaría con un mail con mi nombre? En todo caso, tampoco es taaan secreto, seguro con poco trabajo lo podría descubrir. Gmail es una gran herramienta, por ejemplo.

Se agradecen las risas. ¿Habrá sensación mejor que la de reír con lágrimas y dolor de guata?

Le creo sus felicitaciones. De tan efusivas que son, no puedo no creérselas.

Siga riendo, ya sabrá eso que decía el Jappening: "...ríe cuando todos estén tristes, ríe solamente por reír...".
----------------------------------
Paulette, en mis días de estadía también falló un par de veces, generalmente por las noches. Debe ser que a la voz, con el sueño, se le confunden las cosas.

Lo ignorado que fui como papi es algo para lo cual ya había sido preparado en mi matrimonio, donde -como en todo matrimonio- el novio no pasa de ser un adorno más de la novia, asimilable al ramo o una corona de flores y muy, pero muy por debajo del vestido. A veces, y aclarando que no es mi caso, incluso de manera literal.

José Miguel dijo...

EStimado Sr. 0 aporte: por favor no deje de ver los reportes diarios de Arístides Progulakis en Canal 13 respecto del terremoto en Perú y podrá recabar una importantísima variedad de términos y expresiones dignas de "Periodismo 1": frases hechas, lugares comunes (que son lo mismo), exageraciones e impretinencias que pueden llegar a resfriar el cerebro. Y si sigue en sintonía y atiende las informaciones acerca del "desplome de las bolsas mundiales" (despolome aunque sea una caída del 1,1%), tendrá una rica fuente para seguir generando estas discusiones vacías que tanto nos llenan la sonrisa

Fran dijo...

Un no aporte: presencia chilena en el terremoto de Perú: tres chilenas, estudiantes de sicología andan desaparecidas en la ciudad de Ica, lugar en el que se encuntraban para un simposio, o algo por el estilo. Sin bajarle el perfil al evento, y considerando lo pésimo que debe estar pasándolo la familia, no puedo evitar recordar la cara de triunfo que puso Mauricio Hofmann cuando dio la noticia. Después de todo la comunidad chilena no podía dejar de estar presente....

El que no aporta dijo...

José Miguel, partamos por el nombre del personaje... Impresionante.
Y sí, el terremoto ha sido una gran ocasión para sacar a relucir los peores términos de la profesión.
En todo caso, ocasiones no han faltado: el desplome de las bolsas mundiales (no lo mire a huevo, por favor), el "terremoto blanco" (gran término, por cierto) y un sinfín de catástrofes naturales y no tanto, como los catastróficos nuevos implantes de Marlen Olivari. Como verá, fuente de risas nunca falta.
--------------------------------
Fran, me ganó por un pelo. Estaba a punto de subir la información, en el apartado de presencia chilena. ¿Notó su existencia? A la derecha, arriba.

Katy dijo...

señor que no aporta:

primera victima chilena en el terremoto peruano... aunque no sé cómo la pueden considerar chilena si se había nacionalizado peruana hace un año...
paradojas del chauvinismo

katy

El que no aporta dijo...

Katy, no sólo eso. Hago un recuento biográfico de la "víctima chilena":

-Nacionalizada peruana.
-Nació en Chile, pero se fue a vivir a Perú a los 8 años (tenía 57 al momento de fenecer).
-De origen gitano.

O sea, de chilena... sólo lo de víctima.

Pobreosito dijo...

Ya que se ha comentado todo o casi todo lo comentable y no tengo más anécdotas clínicas, no me queda otra cosa más que referirme a la enfermera q por más q trato de encontrar una sola palabra para describirla no puedo, porque enteramente sexy no es, es como media de diseñador, el pelo medio galáctico o no sé, amarillo como melame e igual de tieso. Es como un un maniquí de mall, de sección juvenil.
En fin, maniquí como mall, como mall de la salud.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

estimado señor que no aporta,

por obra y gracia de la contingencia debí ausentarme de manera extendida de leerle a usted y la distinguida audiencia que aquí comenta.

soy lejos de ser un experto en el arte del "small talk", las conversaciones de pasillo y conversaciones introductorias con personas que no conozco. por muy incómodo que sea, prefiero el silencio.

pero hay dos lugares en los que el silencio es doblemente preferible y tienen como denominador común ser salas de espera. son las salas de espera de una clínica y las de un aeropuerto.

en estos lugares están las condiciones óptimas para desarrollar las aptitudes de todo in-so-por-ta-ble, por muy nóvel que éste sea. reina la autorreferencia (yo viajé, yo tuve este problema de salud, yo conozco a alguien que...), el intelectualismo barato (es que estos doctores no saben lo que hacen), etc.

pero particularmente insoportable son estos lugares por lo predecible y ansiolíticas de las conversaciones que ahí surgen (que si prefieren ventana o pasillo, que los detalles de las operaciones, etc.)

y todo posibilitado porque, en particular en una sala de espera de un hospital, llega gente que más que a sufrir por la salud del afectado, vienen a revalidar su red social...

lamento lo extenso y lejana al tema de la disgreción, pero mi experiencia hospitalaria es más que nada social: de visita a salas de espera...

Alicia dijo...

Otro Antiaporte chileno, la actriz Leonor Varela se come al mijito rico de George Clooney.
Me pregunto si hará la rotería esa de gritar viva chile.

El que no aporta dijo...

Pobreosito, igual algo de sexy tiene... A lo mejor esa forma de hacer callar, o el gorrito ladeado...
---------------------------------
Montt, extensa y certera disquisición la suya. Tanto, que no me siento en este momento capaz de comentarla. Bienvenido de vuelta.
---------------------------------
Alicia, no puede uno descuidarse. Lo iba a subir - de hecho, lo voy a hacer- a la sección de la presencia chilena.
Saludos

Anónimo dijo...

Jaja!!!, buenísimo.
Paula de Argentina

Anónimo dijo...

I always inspired by you, your opinion and way of thinking, again, appreciate for this nice post.

- Mark

Anónimo dijo...

last week our group held a similar talk on this subject and you illustrate something we have not covered yet, thanks.

- Lora

Anónimo dijo...

I had a good time here but will return to google now.