Expresiones catastróficas

13.5.08

Ya llevamos más de una semana con el tema del volcán Chaitén –y del pueblo del mismo nombre, y de Futaleufú y Palena –y las cosas no tienen cara de cambiar. Al menos no para bien, ya que sí se produjo un cambio: a la erupción del volcán hay que sumarle el desborde del río Blanco, que inundó buena parte de Chaitén. Murphy en estado puro. Eso de “cuando las cosas van mal, pueden ir peor”.

Así las cosas, y como uno no es ajeno a la contingencia, me veo en la obligación de hablar respecto del tema. Pero como no es mi intención reírme de tamaña desgracia, tendré que hacerlo de quienes hablan de la misma, preferentemente periodistas. Era que no. Así que aquí vamos, con una mezcla de crítica periodística (lo que algunos iluminados, en este mismo espacio, han dado en llamar metacualquiercosa) y de actualidad volcánica.

Las siglas. Enlazando con el post anterior, en estos días nos hemos acostumbrado a aciertas siglas: SERNAGEOMIN, ONEMI y ONG son, seguro, las más escuchadas. Ya nadie se cuestiona qué significan, o qué hacen. Simplemente se convirtieron en palabras de uso cotidiano gracias al volcán.

La solidaridad del chileno. Era que no, ha salido una vez más a flote la manida solidaridad nacional. Apelar a esta supuesta cualidad, a mi juicio absolutamente sobredimensionada, ha sido la constante de estos días. ONG´s, instituciones gubernamentales, de la Iglesia y tantas otras han apelado a esta supuesta cualidad patria para ir en ayuda de los necesitados. La solidaridad hasta ahora se ha mostrado en ráfagas, sin ser suficiente por el momento. Tengo la impresión de que buena parte de los solidarios están agazapados esperando que el volcán se derrumbe sobre Chaitén, sepultándolo para siempre, para hacer sus donaciones. Porque tampoco es cosa de abusar de la solidaridad, claro.

El masivo éxodo. Cómo explicarles a los profesionales de la información que un éxodo que no es masivo simplemente no es éxodo. Que lo de “masivo” sobra. No hay caso. Estas palabras son a estas alturas indivisibles, algo así como “dantesco incendio”. De seguro seguiremos escuchando cómo se produce este masivo éxodo de la zona. El término ya me tiene algo enfermo, la verdad. Podrían, por último, hablar de diáspora. Para variar un poco, digo yo, y de paso dejar a un par de televidentes con la boca abierta o rascándose la cabeza.

Los albergados y desplazados. Lo de albergados es un término recurrente en este país. Inundaciones, terremotos, incendios y toda suerte de catástrofes naturales nos permiten saber de albergados cada cierto tiempo. Pero ahora, y escuché a algunos periodistas hablando orgullosos de esto, tenemos verdaderos desplazados, término hasta hoy reservado exclusivamente a países en guerra y/o situaciones extremas de las que no habíamos podido alardear.

El acopio. Definitivamente este es uno de los términos predilectos de los periodistas que cubren el tema. Vamos dándole, día tras día, con el acopio de materiales y con el de comida, con el de ropa o de lo que sea. La cosa es acopiar. Acabo de decidir que, además de parapetarme este 2008, tendré que acopiar algo. Digo, con tal de conjugar el verbo, vale la pena.

Terremoto. No hay caso. Los periodistas de este país tienen un manejo lingüístico tan limitado que todo lo reducen a terremotos. Cuando tiembla fuerte, claro, es un terremoto. Y hablan de terremoto con toda propiedad (y de movimiento telúrico los más doctos). Pero si una nevazón cubre toda una región y la gente muere bajo la nieve, es un “terremoto blanco”. Ahora, con lo del volcán, les ha dado con el “terremoto gris”. Así no se puede. ¿Una inundación será un “terremoto líquido? ¿Un huracán un “terremoto aéreo”? Por favor, más creatividad.

El gigante dormido. Nooo, si hay que ser un genio para hablar del volcán como el gigante dormido. Qué metáfora. Otra que les gusta mucho es la de “fuerzas de la naturaleza”. Porque, séanlo todos, esta es una “clara manifestación de las fuerzas de la naturaleza”. Qué lugar común. Y otra denominación genial –esta vez no de un periodista, sino la del Intendente Sergio Galilea –fue la de “el enemigo”. Señor Galilea, si se plantea así, le va a ir mal. No es cosa de andar trenzándose en una lucha cuerpo a cuerpo con un volcán y después contarlo, déjeme decirle. Mejor se abuena, a ver si todavía está a tiempo. Llámelo "el compadre", a lo mejor resulta.

La población civil. Está bien, en la zona hay muchos, muchísimos uniformados. Especialmente militares. Pero de ahí a estar permanentemente refiriéndose a los ciudadanos de a pie como “población civil” hay un paso. Como que agota un poco eso de escuchar la combinación famosa 100 veces al día. Igual que masivo éxodo, parece que, al menos para Chaitén y alrededores, la combinación de palabras ya es irreversible.

Las combinaciones emotivas. Basta ver las escenas del pueblo desierto, de la gente dejando atrás sus casas o de los animales muriendo para emocionarse. Señores periodistas, son innecesarias –o por lo menos redundantes –expresiones como “desgarradoras escenas”, “escenas de profundo dolor”, “heroica lucha por sobrevivir”, “imágenes de profundo dramatismo” y demás frases hechas que buscan emocionar al televidente, lector o auditor hasta el límite de lo soportable. Por favor, un poco de compasión.

La zona cero. Desde aquellos atentados a las Torres Gemelas, necesariamente cualquier epicentro de cualquier catástrofe es la zona cero. Desconozco la razón de este término, pero quien lo inventó se debe estar revolcando por no haberlo patentado. Ahora, aún no escucho sobre la zona 1, la zona 2 y etcéteras. A lo mejor lo patento y me hago rico.

Piroclástico. Para cerrar dejo este término, definitivamente la vedette de estos días. Por la cantidad de veces que ha sido pronunciado, por la novedad del mismo, por el regocijo que ha causado a los afortunados que han podido usarlo y por la cantidad de combinaciones posibles, es sin duda el término estrella. Material piroclástico, materia piroclástica, fenómeno pircolástico, oleadas piroclásticas, explosión piroclástica y quién sabe cuántas variaciones más son comunes en estos días. Al menos –y viendo el lado positivo –vinieron a renovar un poco el lenguaje periodístico de las catástrofes. Y eso, a diferencia de la catástrofe misma, se agradece.

¿Algo más? Seguro que sí. Hay muchos términos que se deben haber quedado fuera de este recuento. Estimados lectores, es su turno de no aportar en este acopio de términos.

21 no aportaron:

Fran dijo...

El colapso. ¿No ve que después del colapso de las torres gemelas, todo colapsa? Y la nube de material piroclástico (qué tal?) puede colapsar.
Reconozco que, dentro de mi ignorancia, hasta antes del 11 de sept de2001 creía que el colapso se refería específicamente a los humanos que, agobiados por alguna situación, simplemente les daba el patatú. O bien el tráfico. Eso siempre era un colapso vial. Pero las torres.. o las columnas de humo, no, ahí si que no tenia idea.

Lo lindo y lo bonito es que uno aprende términos nuevos. Si solo Lucho Jara dejara de decir "material piroplástico", estaríamos al otro lado. Bueno, agradezcamos que no intenta decirlo el inglés. O cantando.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Lo más bonito de todo es que el gigante ha acaparado sino pequeñas ráfagas de atención periodística en el extranjero. Quizás menos que el tiburón que se comió a un hombre en California, o los lagartos de Florida que los dejan en acuarios para que no crezcan (algo así como el bonsai kitten pero de lagartos), con la salvedad que lo que no crecen en tamaño lo hacen en agresividad.

Y para colmo de males, 'colapsando' toda aspiración magnánima nacional, al gigante se le ocurre despertar cuando un ciclón ('terremoto eólico') mata a 100.000+ en Myanmar y un movimiento telúrico de proporciones históricas deja a más de diez mil sin vida en Chile... hasta el récord del terremoto de Valdivia como el más grande de la historia pende desde un hilo. Y ya con el calentamiento global dejaremos de enorgullecernos de tener el desierto más árido del mundo.

Esa terrible y fatal condena de ser el rincón del mundo, el lugar de la sombra eterna. ¡aunque ¡oh gloria! hay cuatro chilenos en el terremoto de china!

Anónimo dijo...

señor que no aporta
Parece que junto con despertar el gigante dormido....tambien lo hizo usted.Estaba bueno
Mi no aporte es sobre el material incandecente, refiriendose a la lava por supuesto y el hongo por la fumarola..no hay salud
Pero lo mas precioso es haber oido decir a un periodista local, que los perros y gatos u otras mascotas, sin agua y comida por 10 dias habia que EUTANASIARLOS, asi tal cual
Yo eutanaseo y tu
atte
madam

Pepe dijo...

¡¡¡EUTANASIAR!!! ese si me parece un gran no aporte, y aunque me gustaría poder conjugar ese verbo, creo que no me animaré a practicarlo, me refierno a que no eutanasiaré a nadie, ni mucho menos me autoeutanasiaré.

Saludos

Fran dijo...

Sr. Montt (EQNDNP)
Hay un problema grave de comunicación. Ahora, no se si con usté o con los medios locales. Porque hasta donde tengo entendido, el terrible terremoto fue en China, no en Chile. O sea, si fue en China, el problema fue de lipotimia. Si fue en Chile, quiere decir que no nos están contando toda la verdad. Como en China.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Orale. Mejor no hagamos de un lapsus dactilográfico un caso terremoto político... ¿o será que usted es la directora del "Diplomado en Economía Política y Planificación de la Información, la Comunicación y la Cultura"?

señora virtual dijo...

les gusta muchisimo también referirse a Chaitén como "pueblo fantasma"... un clásico del periodismo catastrófico en estos días.

besos

Jira dijo...

La verdad es que poco y nada es lo que veo tv en estos dias y menos escucho la radio, los estudios acaparan casi todo mi tiempo, o el mismo hecho de estar en una pension sin tv afecta...
Pero con lo poco que veo quedo sobrepasado con tanto termino.

emalacolerica dijo...

Yo creo que es verdad eso que las empresas que han donado alimentos, comida, etc; y por qué no, un 40% de la población civil chilena, está esperando ver un escenario dantesco con el volcán =/
como que haya un terremoto rojo...así por ser...
mala onda igual
saludos

PD: no he revisado las entradas anteriores, pero me preguntaba si podrian hacer un post sobre el poco aporte de los comerciales "odontologicos"...llamese pasta de dientes, cepillos y enguajes...han cachado que siempre muestran a los dentistas como locos súper mega tecnológicos que calculan cosas como en bandejas computarizadas en una especie de bunker y las conclusiones que se dan con voz en off son muy predescibles?
es como....cero coherencia
ahora si chau!

emalacolerica dijo...

ah! y buena onda que hayan sacado a las mascotas de la zona cero...el flujo piroclástico es re brígido.

señora virtual dijo...

Hoy hablaron del Hongo y la Pluma... podría usted decirme cual es la diferencia?

Fran dijo...

Depende en qué sentido sea la pregunta....

El que no aporta dijo...

Fran, así es, todo colapsa. ¿Sabe usted si luego del 11-S (se me fue esa sigla) la gente de a pie sigue colapsando, o quedó sólo para grandes catástrofes?
A todo esto, ¿cómo va el aprendizaje de Luis?
-------------------------------

montt (el que no dibuja ni palitos), usted vendría a ser como nuestro corresponsal por esos lados, así que habré de creerle. Pero sepa que se hace difícil si trata de convencerme de tamaño terremoto por estos lares, porque no se ha sentido nada.
-------------------------------

Madam, así es. Incandescente, hongo y fumarola. Qué manejo de léxico.
Lo de esutanasiarlos, eso sí, me parece notable.
-------------------------------

Pepe, para que vea el manejo lingüístico de nuestra gente.
Y no pues, no se autoeutanasie. ¿O autoeutanasee?
-------------------------------

Fran, yo creo que se trata más bien de un error de lipotimia.
-------------------------------

montt (el que no dibuja ni palitos), mejor lo dejamos ahí. Suficiente tenemos con los terremotos reales, blancos, grises, políticos y económicos.
-------------------------------

señora virtual, claro, eso ya es un clásico. Pero fíjese que siempre "parece" un pueblo fantasma, nunca he oído que digan que "es" un pueblo fantasma.
-------------------------------

Jira, no sabe lo que se pierde.
Para mí que su pensión sin TV parece una pensión fantasma.
-------------------------------

emalacolerica, es el voyerista-catastrófico que llevamos dentro. Nada se puede hacer.
Buen tema el de los odontólogos de TV, lo anoto. En todo caso, ¿cómo es eso de "podrían"? ¿Me encontró trastorno de personalidad múltiple?
-------------------------------

emalacolerica, bien por los animalejos, pero perdimos la oportunidad de un canje humanitario: animales de Chaitén por figuras de la farándula. Era perfecto.
-------------------------------

señora virtual, asumiendo que seguimos en los términos catastróficos, son cosas absolutamente diferentes, a saber:
El hongo es la columna fungiforme (¿qué tal?) que emana del volcán, constituida por cenizas, humo y, cómo no, material piroclástico.
La pluma es la ceniza que el volcán expulsa, ergo, parte fundamental del hongo, pero diferente del mismo. El todo y las partes, que le llaman.
-------------------------------

Fran, ¿pregunta? ¿sentido? ¿ester píscore?

tiacosas dijo...

Yo estoy lejos de todo eso (soy de Buenos Aires), pero como también ha afectado una parte de ciudades argentinas, imagínese que todo este fenómeno periodístico se repite acá. Es realmente insufrible. He escuchado muchísimo el término "piroclástico", parece que los noteros han ido a un curso de "Cómo cubrir las catástrofes de forma grandilocuente" y han salido chochos con esa palabrita que aprendieron.

Y luego del tema del humo (no sé si han oído uds hablar de eso, pero fue muy bizarro), los diarios especulaban con la posibilidad de que la ceniza llegara acá, generando una especie de pánico entre la gente. Todo muy patético.

Saludos!

Dobita dijo...

Yo no entiendo porque los periodistas estudian cinco años y no aprenden ni una palabra útil...a mi me daria verguenza...como el periodista deportivo que dice: "empataron 2 a 2". Señor periodista: ¿es posible empatar 2 a 1?....

Magdalena dijo...

Cómo olvidar "la pluma".. notable...

Ale dijo...

Quiero hacer una mención al nuevo término de temporada.
"La situación de calle".
Ya las personas no son indigentes, ahora están "en situación de calle".
Curioso.
Son tan creativos estos periodistas, no?

Ja dijo...

Sr. Que no aporta:

quiero incluir entre sus términos el de "amigo personal"; quizá por eso soy de pocos amigos, porque si no son personales, los llamo conocidos; creo que la primera vez que lo oí yue en CQC, pero ahora todos lo usan...

otro término que no me agrada (y lo utilizó aquí Tiacosas): "notero", en vez de periodista, sí, se que la RAE acepta "nota" como "artículo periodístico", pero en la mayoria de sus acepciones se refiere a un mensaje BREVE (¿y qué menos breve que la cobertura a Chaitén, o para ser más actual, para los funerales de hoy?).

Y nada más para terminar, Ale, los creativos no fueron los periodistas, fue alguien de gobierno políticamente muy correcto que quizo evaluar hace un par de años cuantos indigentes, perdón, gente en situación de calle, existían en el país. ¿No ve que no hay nada más feo que decirle "negros" a los afroamericanos o "empleadas" a las nanitas?

José Miguel dijo...

No olvidemos "el desolador panorama", que siempre es así. ¿Les pasará a estos profesionales de la información que cuando tienen un tremendo lunes a cuestas, el domingo en la noche les ofrece un desolador panorama? ¿Será una ida donde la suegra un desolador panorama? ¿o donde el dentista tal vez?

ViLmuS dijo...

Sip, Parece que todos estos ñatos se copian los términos linguísticos...Y uno los escucha una y otra vez...

Sobre el ''caso chaitén'' Yo me acuerdo de:

*Cuantiosos daños
*futuro incierto
*la intensa actividad *estudiaremos caso a caso...

y otro muy bueno y que sirve de comodín para varias otras razones:

"plan de contingencia"

Raimundo dijo...

Chaitén era un pueblo de mierda. PAsé por ahí unos meses antes de lo del volcán y, debido a que tengo cara de gringo y siempre el shileno se aprovecha del gringo, a pesar de yo ser totalmente chileno, me vendieron una carpa pésima que logró hacer que durmiera a la intemperie en pumalín una semana entera. Bajo la lluvia.
Volví a Chaitén y no había forma de salir de ahí, el barco estaba totalmente sobrevendido por las próximas dos semanas. Cada barco que salía a media carga (el ferry iba con sólo unos pocos autos, pero no podían subir más personas) significaba una puteada de parte mia hacia los marinos, jefe de puerto y el huevón que se cruzara a defender la postura de "no se sube nadie más".
Logré, después de huevear a todo Chaitén, salir en avioneta, gracias a que, a través de la radio, junté a 3 personas más -rusos- para uqe desviaran un vuelo, volar a pto montt y de ahí irme a chiloé, mi destino final.
Logré llegar a Chiloé varios días después de lo previsto, maldiciendo a Chaitén. De esas maldiciones de adentro, con furia, ira y odio, porque pasé unas vacaciones que podrían haber sido mucho mejores si tan sólo no hubiese hecho escala ahí. Pueblo de mierda, con gente incendiando bosques de coihues para poder cosechar hongos de 1cm que crecen en los bosques quemados, que al parecer le gustan mucho a los japoneses.
Hijos de perra, quemando millones de años de bosque para que un pelota japonés se coma su hongo. No había respeto por el maravilloso entorno. Por suerte había un volcán cerca.
El problema ahora es, que vivo en Talca y también llevo años maldiciendo este lugar, derrumbado ahora por el terremoto.
En mi casa y mi oficina me presionaron ara que no maldiga a nada más. Así es que ando como tonto, con mis días de furia sin poder expresarse. Por último me deberían pasar unos ravotril para que quede mongólico/autómata como todos.