Olor a regreso

30.7.08

He vuelto. Luego de una larga ausencia, agobiado por múltiples responsabilidades y tareas, he regresado. Como diría Shakira, estoy aquíiii.

Este tiempo de retiro de las pistas blogueras me ha hecho cuestionarme ciertas cosas. Laborales, principalmente. Veo que hay gente que se entretiene en su trabajo. Que goza haciéndolo (el trabajo, se entiende). Hay otros que, haciendo un trabajo que no los hace taaan felices, ganan mucha plata. Y eso los compensa. Hay otros, sobre los que no me referiré para evitar caer en insultos, que además de disfrutar de lo que hacen ganan mucha plata. Y bueno, uno entra a cuestionarse, ¿no?

Más todavía cuando uno se da cuenta de que hay gente a la que le pagan por hacer algo que no es necesario, y encima lo hace mal. ¿Me explico?

El otro día fui al supermercado. A más abundamiento, y ya que estamos en tono de queja laboral, se trataba de un local de la cadena aquella que tiene como rostro a una insufrible señora que tiene un cargo inexistente y que hace como que trabaja y cobra un sueldo millonario por hincharnos las pelotas. Perdonen el exabrupto, pero es intolerable.

Bueno, estaba yo en el supermercado (por suerte no había música de Arjona) y me dirigí, por encargo de mi legítima esposa, al pasillo de la limpieza. Un misterio absoluto para mí, pero ahí me encontraba, frente a los limpiadores de pisos. OK, ¿cuál llevo? Y cuando me encontré en la disyuntiva de elegir, ahí sí me vino la ira. ¿Han notado los nombres de los olores de estos productos? Son terribles, pero no fue tanto eso lo que me indignó, sino que ¡le pagan a alguien para que invente esos nombres!

Sí, fue una larga introducción para llegar a esto: los insólitos nombres de los aromas de los productos de limpieza y desodorantes ambientales. Por esta vez, me centraré en los limpiadores de piso de una marca, que no citaré.

Bebé: ¿por qué demonios alguien podría ponerle “bebé” a un olor de limpiador de pisos? Buena pregunta. Procedí, ya que estaba en esta investigación, a abrir el envase para ver de qué se trataba. INSOPORTABLE. El día que conozca una guagua con ese olor, arranco. De sólo imaginarme que mi hija pudiera oler así me dio angustia. El olor dulzón es terrible, pero lo peor, sin duda, es el nombre. Cerrar el envase y pasar al próximo.

Marino: OK, con este tuve miedo al abrirlo. ¿Se trataría de olor a mar, o a tripulante naval transpirado? Nunca se sabe con estas cosas, así que con cuidado acerqué mi nariz al envase recién abierto para descubrir que el aroma trataba –sin lograrlo, por cierto –de imitar el olor del mar. Un olor medio salobre, que definitivamente no tendría en el piso de mi casa. Next.

Frescura glaciar: en serio. Hay un aroma de limpiador de pisos que se llama frescura glaciar. Y no sé, me pareció como ecológico, con todo esto del calentamiento global. Bien por ellos que fomentan los glaciares, o lo que va quedando de ellos. Así que lo abrí. Gran error. Un aroma indescriptible, en ningún caso agradable, y definitivamente de ninguna manera parecido a como huele un glaciar. A todo esto, ni siquiera sé si un glaciar tiene olor. La única vez que estuve en uno hacía tanto frío que tener la nariz tapada era un tema de supervivencia.

Primavera: se lo podrán imaginar. Dulzón, insoportablemente dulzón. El nombre, además, me pareció uno de los menos originales, y la cantidad de flores en la etiqueta simplemente me descompuso. Descartado.

Rocío: volvemos al tema del glaciar. ¿Aroma a rocío? Por favor, ¿qué creen que somos?

Lavanda: obviamente el menos original de los nombres. Pero a mí me gusta bastante el olor a lavanda, me recuerda a mi infancia. Así que lo abrí, para sentir ese olor. La lavanda de Chernobyl me invadió por completo. Si eso es lavanda, estamos todos enfermos de la cabeza. Atroz.

Espíritu joven: noo, si ya lo dije más arriba. Que te paguen para inventar nombres de aromas de limpiadores de pisos, pasa. Pero ¿salir con algo así? Deberían despedir inmediatamente al que se le ocurrió esa denominación. Ni siquiera lo olí, porque la sola posibilidad de que alguien me dijera, al entrar a mi casa, “mmm, qué buen/mal/raro olor... ¿qué es?” y tener que responderle “espíritu joven” me hizo desistir.

Frescura frutal: cuando quiero frescura frutal, me voy al sector de las frutas y verduras. Si tuviera más presupuesto, me iría al Caribe a comer papayas, mangos y toda clase de frutas exóticas. Pero más olores dulzones, y esparcidos por mi casa... nonono, eso sí que no. Aunque hay que reconocer que el creativo de los nombres se esmeró.

Brisa polar: no veo qué tan diferente a la frescura glaciar pueda ser este aroma. Me suena a que se les pasó la mano con algún ingrediente secreto del frescura glaciar que hizo que una partida quedara parecida, paro no igual. Me imagino el pánico de los ejecutivos, diciendo “¡vamos a perder toda esa producción!”. Y justo entonces aparece el superhéroe creativo, que los calma, abre el frasco, lo huele y les dice: “efectivamente, esto no es frescura glaciar. Pero calma, no todo está perdido. Esto es (huele nuevamente)... brisa polar”. El júbilo se apodera de los ejecutivos, pero para mí este invierno ha sido suficientemente frío. Paso.

Fragancia marina: de nuevo, poco original. ¿Qué diferencia puede tener con el “Marino”? De hecho, me hace pensar que, en efecto, ése sí era olor a tripulante sudado, y éste es el que busca asimilarse al aroma del mar. Pero la posibilidad de tener mi casa con olor a caleta, pasada a pescado. No gracias.

Bosque de bambú: “ahora entiendo por qué los pandas están en peligro de extinción”, pienso cuando veo este envase. Pero lo abro, lo huelo y definitivamente no tiene bambú. No faltará el panda desesperado y drogodependiente que se tome un trago del verde líquido y quede feliz con sus probables efectos alucinógenos y su aceptable aroma, pero así como bambú, no es. Eso seguro.

Caricias de algodón: sí, hay un aroma que se llama así. Caricias de algodón. De algodón hidrófilo, le faltó llamarse. Siempre me gustó esa palabra: hidrófilo. En serio, desde chico. Algodón hidrófilo, suena bien, ¿no? Bueno, era otro aroma medio dulzón, así que lo descarté. Aunque les confieso que si se hubiera llamado “Caricias de algodón hidrófilo”, lo hubiera comprado. ¿Ven cómo hacen mal su trabajo estos creativos?

Aires navideños: sí, con envase rojo, con ramas de pino, esferas doradas y toda la parafernalia navideña. ¿El olor? Indescriptible, como todos. Tratando de tener algo de pino (del árbol, no de la empanada o el pastel de choclo), un dejo dulce. Espantoso.

Y ése es el recuento. ¿Cuál llevé finalmente? Bosque de Bambú. Me imaginé tomando shots del líquido verde junto con un panda, sentados en el living mientras conversábamos sobre la conservación de los bosques, la falta de alimento y la gente que hace mal su pega. No me pude resistir, claro.

Pero vuelvo al punto inicial: ¿Cómo puede ser que a alguien le paguen por inventar semejantes pelotudeces? ¡Yo quiero un trabajo así! Si puestos a inventar idioteces, yo también puedo. En serio.

Y bueno, aquí viene la participación de ustedes. No sé muy bien cuál puede ser. ¿Más aromas? Claro, los desodorantes ambientales y corporales, las colonias, jabones, todo lo que tenga aroma da espacio (y trabajo, y plata) a creativos que imaginan nombres de fantasía. ¿Más trabajos que no deberían existir? Ufff, son miles. ¿Experiencias propias con los aromas? Por favor, compartan. ¿Propuestas de aromas alternativos? Es una buena idea. El turno es de todos ustedes, amables lectores.

20 no aportaron:

Fran dijo...

Esto da para mucho.
Partamos por los desodorantes ambientales. En la oficina en que trabajo tienen la maldita manía de repartir desodorante ambiental al menos una vez al día. Así hemos pasado por "Enigmas del Bosque", "Lluvia de Flores", "Brisas de las Cumbres" y "Frutilla Crema". Si, frutilla crema. Tóxico. Ahora llevamos como una semana con "Vainilla". Y es un poco menos terrible que el de frutilla, pero igualmente insoportable.

Otro punto es importante son los "aromatizantes de auto". Partiendo por los clásicos pinos que se cuelgan del espejo retrovisor, pero que rara vez tienen olor a pino. Usualmente es a coco. Odio ese olor, tan clásico de taxi Lada carreteados con un tigre con parkinson en la consola.

Pero nunca faltan los aspiracionale que aun manejando un abolladísimo pan de molde con patente AA, igual aplican el aromatizante con olor a "auto nuevo", como si así fuera a pasar piola la evidente antigüedad del vehículo.
¿¿Qué es eso de "auto nuevo"?? ¿Olor a plástico mezclado con silicona y encierro? Yo prefiero desterrarlo lo más rápido del carro, así que me parece absurdo insistir con el tema.

Y lo otro es que hay desodorantes ambientales que tienen alguna otra funcionalidad, como aquellos que "matan el 99% de los virus y gérmemes" o los que "no solo otorgan un fresco aroma a su hogar sino que además eliminan las partículas de los malos olores".

Ahora, una cosa está clara. Si hay algo peor que los olores y sus nombres, es la publicidad televisiva de los productos en cuestión. Una oda al mal gusto. Casi tan malas como las de Mister Músculo (que lueguito va a empezar a ofrecer un desengrasante con olor a "esfuerzo y superacíón" o algo por el estilo.)

carmen dijo...

ehehe!!!que gusto encontrarlo de nuevo.
propongo unos nombres:
Pan amasado
Muñeca nueva
empanada de pino(pal dieciocho)
choripán
sudor de caballo
pasto cortado
tierra mojada
aromo(de moda este mes)

Tito dijo...

Estimado don Queno Aporta

Al parecer su ausencia fue más corta que la mia, ya que ni me enteré que no estaba, además que estoy atrasado en leer un par de post al menos... pero acá estoy nuevamente, como el jote fenix que regresa de sus cenizas.

Estoy de acuerdo con Ud, hay muchos empleos innecesarios y pagados (bien pagados gralmente) en el mundo (de hecho, yo estoy a la busqueda de uno de esos), especialmente en el área "creativa". Es cosa de ver algunos spots publicitarios o el nombre de algunos productos, creo que mi sobrino de cuatro años inventa nombres e historias mejores.
El problema con la excesiva creatividad es que no sé si alguien compraría un desodorante ambiental llamado, por ej "kuchen de la abuela"... yo si, solo por el nombre, pero me imagino que los productos deben ir dirigidos a un mercado objetivo más amplio que solo yo... quizá por eso ponen nombres tan fomes y "planitos".

En mi caso particular, tb me gusta el "olor a auto nuevo", como dijo Fran, mezcla de plástico y silicona... quizá pq lo asocio al olor a bolsas de plastico y de regalo de la época de navidad... como propuesta aromática, yo crearía el "olor a bolsa de regalo", solo pq traería a mi memoria los tiempos de infancia, cuando esperaba con tanta ansia la Navidad, solo para abrir regalos. Olor a pasto recién cortado, o tierra mojada tb serían buenas alternativas, pero nuevamente, por los recuerdos que me evocan.

Bueno, algunas propuestas, para complementar este saludo.

Antes de despedirme, le diré que voy a anotar en mi agenda mental no beber ningun liquido mientras leo este blog, pq cuando llegué a la parte del panda drogo, casi me atoré de la risa, además de la innecesaria rociada de té a la pantalla del notebook. Lo pienso ahora y me sigo riendo.

Hasta luego, un gusto leerlo nuevamente.

PD: mmm... mezcla de plástico y silicona... ahora entiendo pq encuentro tan atractivas a algunas modelos.

Jira dijo...

Oh! Que gusto volver a leerlo despues de tanto tiempo.
Primero que nada realmente el comentario del panda fue por lejos un momento memorable, que manera de reirme por dios. Seguramente cuando tenga la oportunida comprare ese dichoso limpiador de piso, solo para que al momento de olerlo me recuerde el momento que lei su comentario.
Los comerciales de estos productos son un mundo aparte, siento una total repugnancia hacia ellos, sera que ese es su objetivo? Asi de una manera u otra causan un impacto y al final terminan comprandolo igual, que se yo, no me imagino algun otro porque de ellos.

G @ B Y dijo...

Yo perdoné a los productores de aromatizantes cuando encontré uno con olor a "Muffin de Banana", una mezcla que olía a pan recién horneado...sencillamente delicioso, cuando lo ponía en la oficina la gente se iba a sentar a perder el tiempo ahi, porque olía rico. Mi oficina era una caja de zapatos blanca, sin ventanas y diminuta, pero el aromatizante "Muffin de banana" realizó magia pura en el ánimo de los visitantes.

Isidora Cousiño V. dijo...

YO TAMBIÉN VOLVÍ!
Hace como media hora eso sí.

Pucha que me caes bien, me río tanto contigo.

Ese del olor Marino fue el más notable, cómo no? Me imaginé altiro la despedida de solteras con el vedetto disfrazado de marino bien sudoroso... qué terrible.

En fin, qué tal?

David dijo...

Bueno creo que hacen falta en el mercado productos aromatizantes ambientales que calen hondo en el inconsciente colectivo, haciéndolos rememorar instantes de su vida,que son verdaderos lugares comunes.
Una pequeña lista de aquellos aromas que estimularán sensorialmente a los consumidores:

-Aroma a Servicentro: Aquel inconfundible aroma a gasolina o parafina que cala nuestras narices produciendo la muerte de nuestras neuronas y al mismo tiempo causando mareos. Un acierto para aquellos amantes de los hidrocarburos, si usted no tiene para pagar la bencina por los altos precios, no se preocupe solo pongale luca al auto y rocie con "aroma a servicentro", le aseguro que todos creerán que lleno el estanque.

-Brisa de Camarín: ¿Extraña aquellos tiempos en que era atlético y delgado? bueno la solución, transforme su oficina, departamento o habitación en aquel reducto de intima testosterona grupal, entremezclada con potentes y punzantes olores a calcetines rancios, calzoncillos vencidos y camisetas empapadas a sudor.
"Brisa de Camarín" no solo llenará su ambiente de este potente aroma, si no que revitalizará su vida con los recuerdos deportivos de cuando podía ir al baño sin hacerlo de oído.

-Micro after office: Si usted ya es burgues y posee su auto, reviva aquellos gratos momentos volviendo a su hogar, apretujado de personas quienes exudan nauseabundos olores en conjunto. Aquel poutpourri de sensaciones téngalo nuevamente cerca suyo, incluye los ingredientes "viejo hediondo", "universitario comiendo sopaipilla" y "maestro de la constru con olor a chela".

-Aliento de carrete: Si ya no puede salir como antes y extraña conversar en medio de la música estridente, el grato olor a aire viciado con cigarrillo y licores destilados de alta graduación, más el sudor de los bailarines agitados por la música, pruebe "aliento de carrete", sentirá la fermentación en su nariz, su ropa quedará impregnada a cigarrillo tanto que no lo olvidará.

En lista otros olores novedosos para la nueva línea de aromatizantes, entre ellos: "Esencia de Fonda" (todo el 18 en solo una pasada), "Billete usado" (el monetario aroma de un billete manoseado y sudado más unas monedas viejas para condimentar), "Espalda de taxista" (impregnese de este poderoso elixir de trabajo y paciencia, condimentado con notas musicales de arjona).

Bueno ese es mi improductivo aporte sr.

El que no aporta dijo...

Fran, a mí también me toca desodorante ambiental todos los días. Es terrible.

Y de los autos... odio los autos con olores. Los autos tienen que tener olor a... auto. Y no nuevo, salvo que lo sean. Y deben dejar de serlo rápido.

La publicidad de desodorantes ambientales y productos de limpieza es espantosa. ¿Recuerda usted el baño de Carlitos? ATROZ.
--------------------------------

Carmen, grandes aromas los que propone. El de empanada, sobre todo.
--------------------------------

Tito, bastante más corta, y eso que no lo fue tanto. Qué bueno que regrese como el Ave Félix.

Las bolsas... mmmm, no me parece buena idea. ¿Ha olido últimamente una bolsa de basura? ¿Alguien me explica por qué, si son plásticas, tienen olor a pescado?

Cuide su notebook, no vaya a ser que lo estropee y no pueda volver por estos lados.
--------------------------------

Jira, le voy a contar al panda de su risa. Seguro que si anda en volada de limpiador de pisos se ríe también.
--------------------------------

G @ B Y, ¿de verdad los perdonó por eso? ¿El muffin de banana alcanza a compensar toooodos los otros aromas? No lo creo.
--------------------------------

Isidora Cousiño, bienvenida entonces. Bien por la risa, nunca está de más.
Sobre el olor a marino... tendré que creerle. He asistido a una que otra despedida de soltera con la única condición de que no hubiera vedetto, así que desconozco lo que me cuenta. Vuelva por estos barrios.
--------------------------------

David, qué gran no aporte ha realizado usted. Se me caen las lágrimas de la emoción.

Deja fuera, eso sí, un aroma importante: el aliento (o tufo) a profesor, tratado anteriormente en este mismo blog. Ése que mezcla los aromas a café y cigarro, creando un hálito poderoso y persistente. En el caso del profesor de filosofía va más allá, mezclando los citados olores en proporción áurea. Simplemente soberbio.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Estimado,

Más terrible que los nombres de los olores son las descripciones. En www.gladeentuhogar.com (Dios me libre de que Glade invada mi hogar) puede adentrarse en la complejidad aromática (y de paso en el exceso y abuso del márketing).

Secciones disponibles: florales, tropicales, al aire libre, brisa fresca, momentos relajantes, con especias, vainilla dulce y, no conforme con esto, moras.

Dentro de cada sección puede encontrar la descripción a tan enigmáticos aromas.

Tome nota (cito textual) de los exabruptos de chulería:

Rocío (¡ojo que el rocío está registrado como marca así que no lo vayan a demandar!): "Tras un largo, húmedo y caluroso día, el cielo tiende un mando de nubes y la tierra da la bienvenida a un revitalizante aguacero (!). Árboles y flores elevan sus delicadas hojas para beber las frescas gotas de lluvia. La pureza y alegría (!) impregnan el aire.

Frescura del Campo (R): "Salga de paseo por los verdes bosques de idílica frescura. Renueve su espíritu con la fragancia renovadora de los sitios más inspiradores de la naturaleza." Lo más curioso es que este aroma está disponible solo como aceite perfumado para auto (uf!). Lo que no entiendo es que si tiene auto y tiene ganas de oler el campo, la solución es mucho más simple y natural que comprar un aceite perfumado...

Paseo a la Luz de la Luna y Paseo por el Arroyo (R): "La noche es vasta y majestuosa bajo el cielo estrellado. Nada rompe el silencio, salvo el murmullo del agua" Esta está disponible como vela 2en1, bajo la sección Momentos Relajantes.

Tiene razón en su envidia. Tuve la suerte (grandes tiempos aquellos) de trabajar en una difunta tienda por internet inventando descripciones afines a las aquí señaladas para juguetes en épocas de navidad. Ni se imagina la amalgama de tonteras que inventé para describir un automóvil plástico a pedales. Ya se podrá imaginar algunas de las razones del deseso...

Fran dijo...

Ya estaba echando de menos a Montt. Notable las descripciones. Aunque la verdad, jamas podría renovar mi espíritu mediante un desodorante ambiental. En cuanto a lo revitalizante que puede ser un aguacero.. todo depende de la oportunidad, la hora, el lugar en que te encuentres, y básicamente, la falta de vida.
Tengo la impresión que los "autores" de esta poesía aromatizadora trabajan junto con algunos autores de cartas de restaurantes. Y que aun se ríen a gritos de las estupideces que inventaron para vendernos un olor en envase inflamable.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Sigo intrigado en la manera de hacer atractivo un largo, caluroso y húmedo día... quizás porque en la comodidad de una oficina con aire acondicionado o en el gélido invierno claro que es lindo.

Si bien es posible que estos autores son laureados de las escuelas de (o de los mismísimos) Scaramelli, Reyes, Renán, Herrera y tantos otros vatos y valuartes de la prosa nacional; mi inclinación es que todo esto es obra del hombre de la olvidada Paola Camaggi, estrella (fugaz, muy fugaz) del pop-rock nacional con Aleste y hoy publicista Alfredo Alonso.

Esa es mi apuesta. ¡A él las culpas!

El que no aporta dijo...

Nonono pues, déjese de cosas. Alonso podrá carecer absolutamente de ciertas virtudes, pero no creo que sea el culpable de todo esto de los aromas. Por favor, nunca tanto. Digo, hay un límite... (que rompe el deseo).

Fran dijo...

Montt: es Alfredo Alonso su personal chivo?

David dijo...

Sres:

Debo revelar mi verdadera identidad, soy Publicista, sí de universidad y todo, con diversos enchulamientos académicos, llámese cartones, diplomados, postítulos, etc.
Afortunadamente mis pies y cabeza me han llevado por áreas más dignas y elevadas que la publicidad.

Es necesario contarles que los publicistas en general son esclavos de siniestros jefes llamados "empresarios" o a veces "clientes", los cuales no solo son personas naturales, si no que a veces directorios completos u hordas de maléficos personajes de terno y corbata.

Estos siniestros entes se regocijan en la CHULERÍA, cual chancho en barro logran el éxtasis al conseguir que las ideas concebidas por los publicistas terminen en la basura para imponer por medio de la presión monetaria sus propias gloriosas ideas.

Es así como han nacido legendarios productos con nombres como "mister músculo", o grandiosos slogans como "es como tú".

Les aseguro que en ninguna academia de publicidad decente les enseñan eso a sus alumnos... pero como somo son empleados más solo deben acatar o retirarse al rudo mundo del desempleo o el temible camino del trabajador independiente, alias freelance.

Cada vez que veo camapañas publicitarias sacadas de la mente de un teletubie pedófilo hermafrodita con caña, trato de pensar que le paso a aquel publicista en el trayecto, no tengo dudas que su idea distaba bastante del resultado.

Los verdaderos culpables no son los publicistas, son los siniestros señores de traje que manejan las lucas, y generalmente poseen títulos de ingenieros comerciales, lo que para ellos les concede el don de la creatividad...

A veces pienso que Arjona es Ingeniero Comercial.. oh dios.

Uf... largo el post... cada vez aporto menos, lo lamento.

Fran dijo...

Oiga, David: Teletubbie hermafrodita es un pleonasmo.

David dijo...

jajajja

Gracias por la corrección Fran, entonces Teletubie solamente.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

David, ya que está en campaña defensora - por el momento muy convincente - de su gremio, podría usted sugerir algunos nombres de desodorantes ambientales / limpia pisos / aceites para el automóvil? Como para convencernos que el Marino, Rocío y Frescura del Campo son producidos por la ingenuidad y autoridad del jefe y no de la creatividad y sensibilidad del publicista.

Si quiere puede agregar o sugerir una descripció para el sitio wef del desodorante ambiental.

Muchos saludos,

meqndnp.

David dijo...

JAJAJJA, veo que el señor Montt si dibuja palitos y acaba de dibujar uno para que yo lo pise.. jajaja

El proceso de elección de nombre para un producto tiene mucho que ver con la promesa al consumidor, si lo bautizo Lavanda este debe tener un aroma similar a la Lavanda, ahora el artículo del Señor que No Aporta, claramente está enfocado a que los nombres no coinciden en nada con los aromas.

Creo que los nombres actuales en su mayoría "lavanda", "bosque de bambu", etc no son malos, de hecho son funcionales, el problema está en que a la hora de apretar el botoncito lo que olemos es un químico que nada tiene que ver con la promesa del nombre.

Ahora si quisiéramos ser totalmente transparentes y claros con los consumidores los desodorantes se deberian llamar: etil-metil-propano24, glycerin heptametil, etc.

Ah y bueno, la corrección que hice con respecto a la publicidad es para que se entienda que esto es un gran proceso no solo un publicista, de hecho yo los mandaría de público a ver Barney a muchos de ellos.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Buen tema y no tengo mucho que aportar, como su blog, pero leer me recordo el drama de los desodorantes corporales, ya que por estos lados vienen con olor a "Ala" incluido jajajaja....no enconte otra manero de decirlo que no sonara siutico.

Saludos

Charly dijo...

Siguiendo paso a paso sus indicaciones:

1_ Leído, reído y vuelto a reír.
2_ Alguien solamente lo mencionó al paso, pero creo que el mundo de los desodorantes corporales (particularmente axe y disculpen la publicidad gratuita) es de por sí complejo.
Cómo puedo interpretar una "fragancia" llamada "click"?
Me resuta más creíble una llamada "fussion" (fuyon), pero suena a "no tenemos nada nuevo, y si mezclamos dos de los viejos y los vendemos juntos?"
En qué se diferencia eso de uno que vi (y aún no pude probar, Dios me libre) que "cambia de aroma a lo largo del día".
Bueno, pueden ser diferentes "fragancias" que van perdiendo su efecto por turno. El resultado final puede ser desastroso... ¿Qué pasa si me excedo media hora del último aroma que desaparece?

En fin. Horas disfrutando del calor de la oficina, y cualquiera de ellos me vendría bien, sin embargo, y ya yéndome, prefiero volver a casa y usar uno de los siempre bienvenidos jabones antibacteriales con aroma a "brisa de lirios del pantano cosechados en primavera", o el nunca despreciable olor a de la "onda revitalizante de fescura mañanera".
Sin duda, empiezo de nuevo el día. Y después tengo que ir a trabajar de nuevo... No. No conviene..
Me quedo con el de "passion night". Mis sábanas, en unas horas, agradecidas...

Saludos...
Charly