La entrada 69

13.12.07

Nada de 666 y sus satánicas implicancias. Nada de top 10, que no hacen sino medir cosas que a nadie importan, en especial a estas alturas del año en que todo el mundo hace recuentos. No más “númerounonúmerounonúmerouno”, esa repugnante expresión en voz de Jorge Aedo. No va más con el par de patos, cantado con voz de lector de Bingo. El número que realmente le interesa al chileno, y probablemente a personas de otras muchas nacionalidades y –por qué no decirlo –a los cada día más numerosos autodefinidos “ciudadanos del mundo”, es el 69.

Es el 69, y no otro número, el que genera, no bien es nombrado, chiflidos, aplausos, vítores, “éjales” y “oigas”. Es este dichoso número el que inspira chistes, bromas y comentarios. Aquí un recuento de las implicancias de este número, de cuentos asociados, de chistes, en fin, una breve biografía del 69. Los chiflidos al final, por favor, que si lo hacen cada vez que aparezca nombrado, van a quedar con la mandíbula deshecha. Aquí vamos. Ojo los delicados, que este post (¿post 69 = 70?) viene explícito. El tema obliga, disculpen ustedes.

El chiste clásico. ¿Cuál es la velocidad máxima para tener sexo? 68 km/h, porque a los 69 te das vuelta. Chiste fome y falto de gracia y originalidad como pocos, no deja sin embargo de tener éxito, probablemente por el tema que trata, y es habitualmente celebrado con profusión de risas, especialmente entre los adolescentes que recién se adentran (nunca mejor utilizado el término) en el mundo del sexo.

Las reacciones. Es inevitable que la sola mención del famoso numerito provoque chiflidos, risas, comentarios. En el caso de los más recatados, miradas cómplices con algún otro presente. Es como decir “caca” en un curso de kinder. Y pasa cuando en el supermercado llaman a alguien a la caja 69 (esto de los hipermercados es terrible, la cantidad de cajas es enorme) o cuando en un Bingo sale el dichoso número. Según mi experiencia –desmiéntanme si pueden –las reacciones son transversales a edades (con un margen inferior, claro), sexo y grupo socioeconómico. Que en la completada-bingo de la población chiflen, zapateen o se suban arriba de las mesas y en el empingorotado Bingo del “Club de ex alumnos de Colegio con nombre inglés pagado en UF” se escuchen risillas, se vean sonrisas cómplices o una patadita con zapatos Nine West bajo la mesa, vale. Pero todos reaccionan.

El otro chiste. ¿Cuál es la posición 68? Me das sexo oral y te debo una. Un poco –sólo un poco –más creativo que el anterior, y por lo mismo levemente más exitoso. Incorpora, además del evidente componente sexual, la cacareada viveza del chileno que se aprovecha, para tener un momento de oralidad gratuita, del “te debo una” que, como bien sabemos, nunca se pagará.

No entendió el concepto. Recuerdo –con cierta difusión –un asado en el que, no recuerdo por qué derivada, se llegó al tema de las posiciones sexuales. Obviamente, en dicha conversación apareció el 69. Una ingenua participante de la tertulia preguntó qué era eso. Explicada la situación con toda la delicadeza que la misma permite, la ingenua se despachó el siguiente comentario: Ahhh, ¿y entonces por qué no 96? Luego de un par de segundos de silencio en que todos nos miramos tratando de entender en qué estaba pensando, fue el turno de las risas, y de explicarle que para el común de las personas no resulta para nada atractiva ni estimulante una posición en la que se está espalda con espalda.

Un tercer chiste. Una mujer invita a un galán recién conocido a su casa. En los preliminares, ella lo invita a hacer el 69. “¿Qué es eso?”, dice é. Viendo su inexperiencia, ella le explica: “Tú pones tu cabeza entre mis piernas, yo entre las tuyas”. Curioso, acepta. A ella, recién adoptada la posición, se le escapa un nauseabundo gas. Él, por no arruinar el momento, hace como si nada. Pero con el segundo escape, comienza a vestirse para retirarse. “¿Qué pasó?”, pregunta ella. “¿Y crees que me voy a aguantar los otros 67?”.
Aunque carente de gracia, al menos muestra un poco más de creatividad, reflejada en una estructura narrativa más desarrollada que los anteriores, y la concurrencia de dos personajes principales que interactúan sugiere un trabajo exhaustivo en el guión.

Gastronomía en el litoral. Cuenta la leyenda que unos apasionados enamorados pasaron juntos la noche en un motel. Luego de los actos de rigor para un local de esa clase 8tema largo para otra entrada), se ducharon y fueron a un almuerzo familiar. De la familia de uno de ellos, se entiende. Al llegar al evento y saludar a la dueña de casa –a saber, madre de uno y suegra de otro de los integrantes de la pareja –la distinguida señora los recibió con un “comieron mariscos”, en tono de haberlos descubierto aprovechando picadas donde se come caldillo de congrio, paila marina y choritos al vapor.

Palmasutra. Programa para aparatos Palm, trae las más originales posiciones del afamado Kamasutra, con imágenes, explicación y posibilidad para el usuario de agregar notas a cada una (para no repetirse, o un “¡esta sí!”). Transcribo la descripción de la posición 69, clasificada entre las posiciones “Preliminares”.
“Esta es una de las posiciones con mayor satisfacción mutua para la pareja, en la práctica del placer oral. La mujer descansa sobre el hombre, colocando (sic) su vulva a la altura de la boca de su compañero. El hombre besa, lame y chupa (sic) la zona del clítoris, empleando las técnicas del Cunnilingus. La mujer puede tomar el pene en sus manos y en su boca y acariciar los testículos, ella utiliza en sus caricias los principios de la Felación.” Creo que sobran mayores explicaciones.

La mala suerte. El destino –o la Municipalidad o la Compañía de teléfonos local, si se quiere –puede jugarle una mala pasada y, digamos, asignarle la dirección de la calle X número 69. O un teléfono que termine con dicha combinación numérica. En ese caso, no le quedará más opción que acostumbrarse a las bromas, chiflidos y demás comentarios vistos más arriba. Recuerdo un compañero de curso en mi época escolar, que vivía en una calle corta cercana al colegio, cuyo nombre recuerdo pero mantendré en reserva, en la casa signada con el número 699. Lo que es doble mala suerte, porque si se suma el 9 final al 69 del comienzo, se conforma un curioso ménage à trois, que daría para chiflido con zapateo.

Ahora, estimado lector, viene su generoso no aporte con sus experiencias, chistes, cuentos y más. Y también, al fin, su chiflido, aplausos y gritos varios.

23 no aportaron:

Fran dijo...

Juajuajuajuajuajua ¿¿¿96???
Cof, cof, cof.. (creo que tendré que abandonar el café con medialunas cada vez que lea los blogs)
Se me acaba de acercar la secre para preguntarme si me pasaba algo. Esas son las consecuencias de intentar esconder el ataque de risa: parece que una llorara.

Sé de una persona que tenía el número 69 en la fila para comprar la carne. Y que ante el llamado, los carniceros hicieron tan batahola, que nunca se dieron cuenta que le marcaron mal el precio. Y finalmente la persona en cuestión salió triunfante con un kilo de filete al precio del asado carnicero.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

Mi no aporte:

Me estoy imaginando la reacción de gente que valora la decencia y que tiene el poder de hacer algo al respecto: Maximiano Errázuriz Eguiguren, abogado, periodista y miembro de la cámara de diputados representando al distrito 29.

Él apoyaría un proyecto de ley para eliminar o modificar el lujurioso número de todo evento o espacio de carácter público (supermercados, bingos, letreros, si hay un cartel que indica la distancia en kilómetros a alguna conglomeración de viviendas, pues se mueve 1 km., etc.).

Se necesitarían precedentes para aprobarlo. En no pocos edificios de altura el piso 13 no existe, por lo que ya existe prueba que la eliminación de un número no provoca estragos en la orientación de quienes ocupan estos sistemas numéricos.

Pili dijo...

Mi experiencia con el 69 (el número)
-Acá hay un pub que se llama el sixty nine... siempre pensé que era un burdel, pero no, es un pub. Siempre pasaba por afuera y miraba con respingado desprecio. Qué hipocresía.
-Mi cel. está plagado de 69. Es atroz. Cada vez que lo doy trato de decir X6 o 9X, separando los dígitos para que el chistosito que anota no esboce la típica sonrisa de adolescente.
-Nací el 69 (si si, el año que no nos vimos las caras... )

Bea dijo...

En el colegio, el equipo de baloncesto donde jugaba tenía la regla que la que marcaba el punto 69, invitaba a algo. Al final ninguna invitaba, pero por no llegar a ese número, nos pasábamos un cuarto entero pasándonos la pelota para perder tiempo... Estuvimos a punto de ocasionarles a los entrenadores un odio irracional al 69.

Nefert-Ivi® dijo...

Yo estaba cenando cuando visualicé la nueva postura del 96 y no fue la secretaria, sino mi marido quien vino a socorrerme... Eso me recuerda un chiste (tiro piedras contra mi propio tejado) para explicar que la que no entendió el concepto siguió sin entenderlo después de habérselo explicado y es que... ¿Cuántas veces se ríe una mujer de un chiste?... Pues... ¡3!: cuando se lo cuentan, cuando se lo explican y cuando lo entiende... ejem... :-D

Nefert-Ivi® dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Peke.- dijo...

En este blog se habla mucho de sexo... es decir, de lo que está entre el kinto y el sexsimo... (fome)
En cuanto al "69"... pues nada... solo disfrutar... si el "69" es bueno, entonces ¡IMAGÍNATE QUÉ VA A PASAR EN EL 70!! (igual de fome que el otro)

El que no aporta dijo...

Fran, así es. 96. Y dicho con una seguridad impresionante.
Lo del número de atención debe ser terrible: me lo imagino en carnicerías, isapres, AFP, compañías de teléfonos... debe ser terrible estar expuesto a los chiflidos y risas. Aunque filete a precio de carnicero... bien vale la pena.
----------------------------------

Montt, creo que el señor Errázuriz sería capaz de algo así, en efecto. Aunque creo también que los demás Honorables no lo apoyarían.
De hecho, se me acaba de ocurrir algo: con las nuevas regiones, podrían aumentar los distritos, de los 60 actuales a, por decir un número, unos 70. Puedo ver la situación al presentarse los representantes del distrito 69 en el hemiciclo de la Cámara de Diputados. Seguro serían varios los honorables riéndose y comentando, y más de alguno chiflando.
----------------------------------

Pili, bastante hipocresía, déjeme decirle.
La compadezco por el celular. Como ya contaba en la entrada, mi compañero de la casa número 699 insistía en decir "seisnuevenueve". Nosotros insistíamos, en cambio, en el "sesentaynuevenueve".
----------------------------------

Bea, qué gran tradición. Lástima que no practico ningún deporte que llegue a tan altos puntajes.
----------------------------------

Nefert-Ivi®, cuidado con esas situaciones, pueden ser peligrosas. Y se agradece la talla autoinflingida, sobre todo desde acá, que tenemos que escuchar TODO en dos géneros. Si viera usted. Avisos en la radio que dicen cosas como "porque los niños y niñas tienen derecho a jugar con sus amigos y amigas, para ser hombres y mujeres plenos y plenas...". Es agotador esto de la igualdad.
----------------------------------

Peke, déjeme decirle que tiene usted un humor muy particular. Por calificarlo de alguna forma,claro.

Ale dijo...

Si me saliera el 69 en un dispensador de turnos, creo que lo botaría y sacaría el 70...
No soportaría tanta exposición.

Sí..
co, co, cooo, cooo, cooo, co, co, co.

Fran dijo...

En relación al post anterior quisiera contar algo que me pasó ayer. Figuraba en Providencia a la hora de almuerzo, y en la esquina de Providencia con Antonio Bellet, en una pequeña galería, había un local en cuya vitrina habían unos emparedados bastante atractivos. Como los cocodrilos de la guata se
me habían despertado, decidí ingresar al local. Y de repente, oh, sorpresa: en la puerta del local un cartel inmenso que decía: La Carne es VENENO.
Hasta ahí no más llegó el hambre.

Mejor me voy a un lugar donde no me consideren criminal....

El que no aporta dijo...

Fran, toda la razón. De hecho, puede irse al mercado, a un local de frutas. Hay uno en donde venden voceando... "vuelvo a ti tras larga espera...".

Fran dijo...

De mi mano tomate....

El que no aporta dijo...

Esta lluvia a mí me empapa...

carmen dijo...

Señor Que No,su cuento de "Comieron mariscos" me hizo recordar el chiste del ciego amistoso, ese que iba pasando con su bastón frente a una pescadería,
y dijo,sonriente:"Adiós,guapas".
Chiste sexista por demás.

Tito dijo...

Mi historia que más recuerdo con respecto al número 69...

Cuando estaba en la U, en mi último año de carrera, me presentaba con un 69 como nota final en uno de los ramos más dificiles que me quedaban.

El día del exámen, solo cuatro personas se presentaban con calificaión igual o superior a 70, y el profesor fue nombrando uno a uno a mis compañeros diciéndoles "pueden conservar su nota o rendir el exámen". Como era de esperarse, ninguno quizo correr el riesgo del exámen, y todos salieron rápida y alegremente de la sala, mientras yo repasaba mentalmente la materia, y me quejaba de mi mala suerte (o falta de empeño durante el semestre).

Estaba en eso cuando el profesor dice "Enríquez... 69". No sé si fue idea mia o que, pero parecía que había un dejo de malicia en la voz del profe, y antes de que me preguntara nada, yo iba saliendo de la sala, entre los aplausos y silbidos de mis compañeros...

No sé si el 69 influyó en la decisión del profe, o simplemente quería dejar salir a una determinada cantidad de personas, pero ese día me pareció el número más bonito que había.

Este fue mi no-aporte... nos vemos (o leemos).

El que no aporta dijo...

Ale, en el arranque verdulero-poético quedó su comentario traspapelado, disculpe usted.
Déjeme decirle que, aunque rehúyo casi patológicamente la exposición pública, en caso de encontrarme con el 69 en el dispensador de turnos lo conservaría, sólo para hacer un estudio acabado de las reacciones. No sólo eso: si me saliera el 68, lo botaría y sacaría el siguiente.
Sobre su línea final, bien que lo asuma. Pero no ande dejando usted plumas por ahí. Ni diciendo Eureka.
-----------------------------------

Fran, ya está respondido.
-----------------------------------

Carmen, gran chiste, no lo conocía. ¿Sexista? Un poco, la verdad.
-----------------------------------

Tito, para que vea usted como los dioses -incluso de cabeza- pueden ayudarnos. Notable su historia. Seguro en un país más serio, o frío, de esos llamados "de tradición anglosajona", con su 69 se va derecho al examen.
Bienvenido a este espacio. Vuelva.

Lilí Illanes dijo...

Uf! Es muy cierto eso de los chiflidos y las otras reacciones, parece que en este tema la edad mental del público siempre va a estar en la pubertad. No aporto con el dato de que se ha incorporado el grito "Wena Naty" al repertorio de gritos ante la aparición del famoso número.

José Miguel dijo...

Muy bueno también es el 24 (él-ella, par alos heterosexuales, claro).
Ahora, lo que me parece interesante es eso de "los principios de la felación", que como corresponde, implica que dicho acto conlleva una serie de valores éticos que es necesario aprehender como sociedad.
Creo que ese tema puede ser desarrollado más profundamente, no aportando en absoluto.

pepe dijo...

mi no aporte es un chiste viejo lleno de estereotipos:

un amigo preocupado cuenta que su mujer pierde el interes durante el sexo, y el otro le presta su pistola y le recomienda dar un tiro al aire en ese momento para que la emocion los exite.

llegado el momento, en pleno 69, el tipo saca el arma de abajo de la cama y lanza el disparo al aire, en ese instante la mujer del susto le mordió un huevo, le defecó en la cara y sale un tipo calato del ropero y se pone de rodillas

Tito dijo...

Muchas gracias por el recibimiento don quenoaporta.
Es cierto, en cualquier otro país de mente más fria, me voy a exámen... suerte para mi que vivo en Chile :)

Y no se preocupe, que a pesar de lo poco constante de mis comentarios, estaré regresando a leer, y tratar de hacer mi no-aporte.

Saludos

Anónimo dijo...

Llego el momento de no aportar
Respectivamente:
Pera, jugosa la pera!
Tomate tomate!
Lluuvia...

En cuanto al 69 no tengo nada que aportar ni que no aportar, pero me resultó muy interesante la idea de conservar ese número (para caja o lo que sea) para ver las reacciones

Muy bueno el blog!!!

Molly (no se como hacer para que mi nombre salga arriba :P)

Isabel dijo...

Tengo horas leyendo el blog, y estoy ya super emocionada, muy muy muy bueno.

Con el 69 tengo varios cuentos, mi numero telefónico residencial termina en 69 y suelen hacer caras cuando lo preguntan, incluso en la universidad o en algunas instituciones estadales.

Anónimo dijo...

а чо прикольна :) [url=http://videolifes.ru/sitemap.xml ] скачать через торрент запасной план [/url] flash backup ключ для скачать
[url=http://videomur.ru/sitemap.xml ] скачать антивирус кряк [/url]
http://failikitam.ru/sitemap.xml

скачать программу tuneup utilities 2010

http://failupload.ru/sitemap.xml

скачать adobe flash

http://uploadfail.ru/sitemap.xml

скачать фильм геймер через торрент