Más frases periodísticas

6.11.07

Todo se remonta a los inicios de este humilde blog, allá por febrero de este año. En ese entonces explicité claramente mis intenciones con este espacio: no aportar. Y en esa línea, dentro de las primeras entradas publicadas estuvo la de las frases periodísticas. Claro, así como lo solidario, lo despiadado también debe empezar por casa.

Luego vinieron frases políticas, amorosas, para funerales, de uniformados, farandulescas y otras, a las cuales no les pongo links porque no soporto a la gente en extremo interactiva y que tiene necesidad de linkear todo. El que no ha leído alguno de los temas, se va al archivo del blog y los lee, si quiere. Si no quiere, bueno, no pasa nada.

En fin. Decía que las frases periodísticas fueron de las primeras citadas en este humilde cuchitril virtual. Pero el noble gremio de los apóstoles de la información siempre nos dará más material. Siempre, estoy seguro. Es por eso que aquí, casi un año después, viene la segunda parte de las frases periodísticas.

Me permito recoger algunas aportadas por los entonces aún más escasos, pero igual de fieles que hoy, lectores. Además, claro, de nuevas ocurrencias del gremio. O sea, es una especie de refrito. Como ese arroz supuestamente chino al que se le echan los restos del asado. Como el Strogonoff, que con ese rimbombante nombre no es sino una mezcla disimulada –por lo general pésimamente –de sobras de carne. Entonces, aquí vamos con el refrito periodístico.

Por qué no decirlo. Terrible frase. Si no lo va a decir, no lo dice. Si lo quiere decir, bueno, va y lo hace. Pero eso de advertir previamente que se va a decir algo fuerte, chocante, una afirmación potente, para terminar diciendo cualquier estupidez. Espantoso.

Llama poderosamente la atención. ¿Por qué la alusión al poder? ¿Resabios del pasado? ¿Complejos? Me cuesta entender que algo no pueda, simplemente, llamar la atención. Así a secas, sin poderes de ninguna especie.

Convengamos que. ¿Por qué esta muletilla insoportable? Por lo demás, siempre va seguida, vaya a saber uno por qué, de la frase más obvia, evidente y que genere mayor consenso en la historia reciente. O sea, no hay que convenir con nadie, porque todos están de acuerdo. Son ilaciones, por poner algo relativamente actual, del tipo “convengamos que no es bueno que los carabineros asesinen de un balazo a los niños que molestan a sus hijos”.

Así las cosas. Terrible frase hecha, que no dice nada. Absolutamente nada. Pero, vaya a saber uno la razón, los periodistas la utilizan con fruición. Detestables, tanto la frase como quienes la ocupan.

No es menos cierto. ¿Menos cierto que qué? ¿Les habrán enseñado a los ilustres comunicadores que palabras como “más” o “menos” se ocupan en comparaciones? Esta debe ser de las frases que más me indignan, por lo espantoso e ilógico de su construcción.

Meteórico ascenso. Lo que se llama una paradoja. Hasta donde yo sé –corríjame un astrónomo si me equivoco –los meteoritos bajan, no suben. Entonces, ¿cómo es eso de “meteórico ascenso”? Incomprensible. ¿No será que en vez de meteoritos, la frase se refiere al meteorismo? Vaya a saber uno.

Hoy por hoy. Qué asco. ¿No basta con decir “hoy”? Lo peor es que no falta el ingeniero con humor de tal, o el puro y simple gracioso que responderá “hoy al cuadrado”. El sólo hecho de dar pie a un chiste de esa naturaleza hace que la frase sea detestable.

Una verdadera tragedia. Ya. ¿Y cuáles son las falsas tragedias, oiga?

Lo que es. Peor todavía, “todo lo que es”. Se han visto enlaces en directo en los que periodistas –con estudios universitarios completos, por cierto –cuentan que están “en todo lo que es la marcha…” ¡¡¿¿En todo lo que es??!! Ufff. Luego de eso, pasan a revisar todo lo que son las imágenes de los disturbios. No hay salud.

El muerto fallecido. Sí, es real. No precisamente de uso común, pero se ha visto. Despacho en directo, micrófono en mano y la periodista del canal del angelito se despacha la frase. De culto. Menos mal no llegó al extremo del “malogrado muerto fallecido”. Hubiera sido mucho.

De proporciones. Indica, básicamente, que el periodista no sabe de qué está hablando. ¿De qué proporciones, por Dios? El equivalente a “vengo llegando, está todo en llamas, pero ni idea de muertos, daños ni nada, no sé” es simplemente “el incendio de proporciones”. Cabe recordar que, como se explicara en la primera parte, el incendio, para ser realmente impresionante, debe ser dantesco. He oído, incluso, la expresión “dantescas proporciones”. Una joya.

Ahora es cuando ustedes, amables y apreciados lectores, se acuerdan de todas esas frases que faltan aquí y entre todos descueramos al terrible gremio periodístico. Por lo demás, no creo que vaya a ser muy difícil.

11 no aportaron:

Mi vida en 20 kg. dijo...

Y eso de ....
Y no se fue a la casa!!!....diciendo que si se fue
Y no dijo que !!!!....diciendo que dijo...
El uso del NO como refuerzo a una frase afirmativa...plop!!!!

Fran dijo...

Estimado:

"Lo que es" es pariente en primer grado del "en lo que vendría siendo".
La mayoría de los periodistas hablan, casi pisando la bolsa plática que tapa al cadáver ya con rigor mortis de "lo que vendría siendo una víctima fatal del tiroteo". O sea, podría ser un muerto, eso no lo sabemos.

Y qué me dice de "los ladrones lograron ser capturados" ¿Es que ellos en su fuero interno lo único que querían era ser atrapados por las fuerzas especiales de Carabineros, ser tirados al suelo, maniatados, pateados y subidos a un móvil policial para ser trasladados a la unidad más cercana?

Ahora, frente a todas estas frasecitas, hay algunas que son totalmente identificables con un periodista en particular. Por ejemplo:

- el pelotudo que relata los partidos del Canal 13 (y que no esa Aldo Rómulo) y que dice Pum, Paf, Ping. Creo que se llama Manuel algo. El cree que está creando escuela, aunque parece olvidar que esas palabritas ya fueron utilizadas en cápítulos de los sesenta de Batman y Robin.

- Raya para la suma: Fernando Paulsen. Ahora lo dice todo el mundo, pero él partió con eso de "recapitulemos", de una manera más matemática.

- "Convengamos" y "francamente": Iván Valenzuela. Si, S.Q.N.A. Sé que usted le tiene aprecio a don Iván, yo también, pero es imposible pasar por alto sus muletillas, cada vez más frecuentes. Los invito a hacer observar el fenómenos. Iván Valenzuela SIEMPRE y A CADA RATO dice "convengamos" y "francamente". - Me parece francamente terrible. - La reunión fue francamente un desastre - La película francamente es la mejor de los ultimos tiempos.

A mi francamente, me parece que es mucho. Convengamos en eso.

Strangemood dijo...

Dios mio. qué manera de reírme con cada una de las frases expuestas por usted y sus no-apotadores comentaristas.

El problema que tengo (aunque, pensándolo bien, dada las características de este sitio no sea algo tan grave) es que a mi memoria le fallan los esfínteres. No es capaz de retener un sólo dato. Ni menos este tipo de frases que al momento de ser pronunciadas, me provocan la mayor de las gracias, cuando a veces atiendo a la caja idiota.

Explicaciones dadas, cumplido el no aporte, me retiro por ahora...
pero volveré! ñaca-ñaca

Saludos!
Clau**

major tom dijo...

Hey!!al fin lo encontré!!Mi google me mandaba a entradas antiguas y no me habìa dado cuenta que habìa renovado varias veces su pagina,S.q,n.a.
Yo creo que en la escuela de periodismo hay un ramo en que se enseña a no llamar las cosas por sus sencillos nombres.
Por eso el periodista nunca puede decir morir en vez de fallecer,los individuos siempre se dan a la fuga y no arrancan,el agua ingresa a las casas,no entra jamás.Las mujeres de mas de cincuenta y cinco deben ser llamadas abuelitas,y las señoras,damas.En alguna parte debe estar ese manual de sinònimos elegantes para el corresponsal en regiones(porque esos son los peores)

nacha taré. dijo...

pulgares arriba para su blog.
primera vez que paso.
saludos.

maloretopalacios@hotmail.com dijo...

señor que no aporta
mis saludos a mayor tom, me interpreta absolutamente, eso de ingresar.... todo ingresa en este pais, hasta Chavez
atte
madam

El que no aporta dijo...

Mi vida en 20 kg., es algo que no termino de comprender. Como quienes, para decir que una decisión fue antojadiza y poco justa, hablan de imparcialidad. Me pone profundamente de mal genio.
--------------------------------
Fran, eso es una deformación profesional que los protege ante los inevitables errores. Así, si a la víctima le da por levantarse, cual Lázaro, en pleno despacho, siempre cabe decir "ahh, no era". Total, la ambigüedad previa lo permite.

Lo del idiota de Canal 13 y Paulsen, absolutamente de acuerdo. Y lo de Valenzuela... Bueno, también. No crea que no lo he notado. Y trato de hacer como que no me doy cuenta, pero me doy. Y pese a todo, se lo perdono. Es que convendrá conmigo en que, francamente, es de lo mejorcito en el gremio.
--------------------------------
Strangemood, a mi memoria también le fallan los esfínteres, pero sólo para las cosas importantes. Para lo irrelevante e inútil, es implacable: nada se escapa.
Vueva usted cuando guste.
--------------------------------
Major Tom, eso pasa por confiar ciegamente en Google. Mejor me guarda en sus favoritos, y ya.
Definitivamente los periodistas tenemos esa capacidad para decir las cosas de manera que no se entienda. Pero no lo menosprecie, mire que no es fácil lograrlo. Requiere mucha práctica, perseverancia y un alto grado de idiotez, algo, esto último, a lo que no todo el mundo tiene acceso. Aunque casi.
--------------------------------
Nacha taré, supongo que eso de pulgares arriba es retórico, de otra manera le resultaría muy incómodo teclear este comentario. Vuelva pronto.
--------------------------------
Madam, usted lo ha dicho. Hasta Chávez. Un desastre.

Suave Mujer dijo...

Lástima que llegué tarde a esto, pero no me quedaré con las ganas de contarles cómo en mi país abusan esos microfoneros:

En lo que sería: ¡Enloquecerían si vivieran en mi país al escuchar esta fracesita! "Nos encontramos en lo que sería la inauguración del complejo..." ¡Pa' morir!

Un poco: "Cuéntenos un poco cómo va la situación de rehenes..." ¿Un poco? ¿Sólo un poco? ¡queremos saberlo todo, caray!

Presunto: El temor por excederse en la información les hace cometer atrocidades del tipo "el presunto cadáver", y juro que no exagero, esto fue dicho por un precavido periodista venezolano.

El subjuntivo por indicativo: Esto sí que es común en Latinoamérica, pero aquí abusan del gazapo del pretérito subjuntivo en lugar del pretérito simple de indicativo: "En declaraciones que ayer recogiera el diario..." ¡Cristo! el diario regogió las declaraciones, ¿sí o no?

Las persistentes lluvias: Aunque haya llovido hora y media nomás, esta es la frase de moda en estos tiempos de lluvia que El niño nos rodó hasta diciembre.

Infartos sucesivos sufrirían al leer lo que más parece redacción de junta de condominio y rompe con la fluidez de la lectura, así:
"Se instaló el plan de emergencia, el mismo consiste en..." ¿El mismo? ¿El mismo?

Y esto sin nombrar a Chávez, hablando de infartos...

Isobel dijo...

aquí en Ciudad de México me he topado ya tres veces con la misma frase: "los manifestantes pernoctaron durante todo el día frente a las oficinas de..."
Caray! estas notas me hacen cuestionar mi entendimietno del lenguaje...

Mona dijo...

¿Por qué demonios se dice "No habria participación de terceros en la muerte de Fulano", en caso de suicidio?

Aritmética básica: si Fulano se mató, Fulano es el primero. Si otro fue el culpable, ese otro es el segundo. Entonces, ¿por qué siempre se habla de terceros? ¿Acaso un solo cristiano no es capaz de matar a otro él solito?

Nelson dijo...

cosas que pasan... ver tanto periodista repitiendo las muletillas "y es que..." o "de ahí que"... que apestantes seres... Universidad para eso?