El recuento

29.6.07

Hoy me desperté con sed de clichés. Y por eso quiero hacer un recuento del tipo “cosas que no he hecho, cosas que quiero hacer, cosas pendientes y logros…”. Ustedes saben, esos recuentos de año nuevo, pero a mitad de año. ¿Por qué no? ¿Por qué esa necesidad de fechas determinadas para hacer las cosas? Está bien, algunas cosas tienen fechas. No es cosa de hacer el loco abrazando y deseando feliz año nuevo en abril, pero hay otras cosas, asociadas a fechas puntuales, que podrían hacerse en cualquier momento.

Y como amanecí con gusto por lo cliché, ya lo advertí, parto con la repugnante frase de lo que hay que hacer en la vida. Ésa de “plantar un árbol, escribir un libro, tener un hijo”. Qué frase más horrible, lugar común entre lugares comunes. Cliché puro y simple. Especial para hoy.

Entonces, aquí vamos. Tiempo de recuentos. En serio y no tanto. Como todo en la vida.

El árbol. Llevo varios plantados, no sé exactamente cuántos. Árboles, arbustos, flores. Independiente de la maleza que adorna las jardineras del departamento. Aunque no la planté, tampoco he hecho nada por arrancarla, por lo que en cierta medida me responsabilizo por ella. O sea, la premisa vegetal la tengo más que cumplida. Una menos.

El libro. Ya como que perdió brillo este tema del libro. Ahora cualquier idiota escribe una payasada, lo imprime –autoedición, se llama en elegante– y se consigue otro idiota que lo presente en algún local de mala muerte. Estos libros por lo general son de pésima calidad –el material, la impresión y el contenido, plagado de faltas de ortografía y una redacción ininteligible– y son regalados por el autor a sus cercanos. Nada de ventas, no señor. Esto es amor al arte. Claro, tan arte como el del citado Evaristti.
Bueno, así con el libro. Yo no tengo libro todavía, pero formo parte de CandyFunto, que los hace. Y por ahí saldrá algo, luego. Cualquier cosa aviso. Así que este está pendiente, pero avanzado.

El hijo. En camino, y por llegar. De hecho, la guata de mi señora se hace cada día más inviable. Por un asunto de física, digo. Así que también la “tarea” del hijo está por cumplirse. Aunque en estricto rigor es hija. Ya tiene su pieza, su cuna, ropa y cosas varias de las que hay que tener para estos casos. Muchas de ellas desconocidas para mí hasta ahora, por supuesto. Sobre esto, me permitiré no ironizar en lo más mínimo. No porque no quiera, sino por las posibles represalias.

Ahora que logré salir de la trilogía “árbol, libro, hijo”, un recuento más acabado de cosas que aún no he hecho, y que creo toda persona debería hacer antes de morir.

Parapetarme. En cualquier parte, contra cualquiera. Pero necesito usar el verbo en primera persona. Poder contarle a alguien –a lo mejor los nietos– que una vez me parapeté. Es algo que necesito hacer. Ya me cansé de oírlo sobre otras personas, por lo general encapuchadas. Quiero ser yo, alguna vez, el parapetado. Y si no lo hago, al menos les enseñaré a mis hijos y nietos a conjugar el verbo. Y a parapetarse, claro.

Conocer pueblos. En mi lista de pendientes están Combarbalá; Machalí, aunque el falo haya sido exiliado; Peor es Nada, porque un pueblo con ese nombre hay que conocerlo, y Champa.

Hacer un recorrido gastronómico. Comiendo tomates en Limache; sandía en Paine; papas y curanto en Chiloé; dulces en La Ligua, Curacaví –con chicha– y Curicó; ostras en Curaco de Vélez. Y tomando pisco en Elqui, claro. Todo en un solo e ininterrumpido viaje porque, debo confesar, varias de estas cosas ya las he hecho a lo largo –y ancho– de mi vida.

Decir algunas frases. Siempre he querido usar algunas frases, pero no me he atrevido. Como "soy más que una cara bonita"; "nadie es indispensable, ni siquiera yo"; "no es fácil ser tan inteligente", y "oye, no soy perfecto, también tengo derecho a equivocarme alguna vez". Cosas de ese tipo. Alguna vez.

Eso por ahora. Muchas cosas quedan fuera, pero ya irán apareciendo. Por ahora, con un recuento de las cosas que tengo pendientes para hoy me basta. Y me sobra, a decir verdad.

15 no aportaron:

Marcylor dijo...

Mmmm! Buena idea, me autoedito y cumplo con lo del Libro, que es lo que me falta.
Claro que...podré convalidar el libro con el blog? Porque si elijo libro, lo más probable es que sea una farragosa exposición de un tema profesional...y...

José Miguel dijo...

¿Es verdad que os parapetasteis?
¡Jolines, pardiez!
Yo ya cumplí con las 3 obligaciones comunes. REspecto de los árboles, puedo decir que una ve zhice un gran almácigo y planté de todo: limones, naranjas, araucarias, robles, manzanas, palmeras, perales, una serie de semillas que desconocía y marihuana. Lo único que germinó fue la yerba.

madam butterfly dijo...

Señor no aportador
en primerisimo lugar debo felicitarlo por lo de padre,no me cabe duda que sera una preciosa niña de sus ojos.....
Quiero que me explique esa siutiqueria del vaso medio lleno o medio vacio, como es la cosa,dependiendo del cristal con que se mire o que onda ?
Todos o casi todos la ocupan, menos yo, y debo confesarle que me da tirria oirla
Es casi ya una filosofia devida, que hacemos los que miramos el vaso como tal ?
atte
madam

El que no aporta dijo...

Marcylor, no hay convalidaciones. Él blog sí que lo hace cualquiera. Si no, ¿qué me dice de este espacio?

José Miguel, vaya a saber uno lo que eran las semillas... resistente la yerba en todo caso. A Dios gracias.

Madam, ¿recuerda el ejercicio de ladear la cabeza? Hágalo, y después relee el post del 16 de marzo, donde sale clarito lo del vaso. Filosofía de cuneta, claro.

Anónimo dijo...

"CUICO-PROGRE" A LA VISTA....
LOBOS CON PIEL DE OVEJA......
HUID!

DEN dijo...

Tambíen hay frases que me gustaría usar y tampoco me atrevo.
Ultimamente me ronda la cabeza "No me moleste. Tengo una vejiga llena y sé cómo usarla"

Quién sabe? a lo mejor, un día, hay oportunidad de pronunciarla.

Fran dijo...

Estimado sr. que no aporta:
seguimos con esa dualidad en su vida: en breve usté aportará una criatura a este mundo, a la que sin duda le aportará sus conocimientos (como la conjugión del verbo parapetarse) Seguro que puede vivir con esa dicotomía?
En cuanto a los adminículos para el retoño, no se preocupe, ya se dará cuenta que el mercado está plagado de huevaditas para guaguas, haciéndonos creer que son imprescindibles (y nunca lo son).

Por último un no aporte para las frases cliches: mi suegra suele decir "quien lo hereda no lo hurta" al referirse a algunas conductas de mi cónyuge. Él sigue sin entender a que se refiere...
Mis más cordiales saludos

Anónimo dijo...

Este blog está la raja.
Nada más que decir. Nada menos.

El que no aporta dijo...

Anónimo, ni lo uno ni lo otro. Lo mío no son las apariencias, lamentablemente. Lobo cuico, u oveja progre. Usted elija, en la oscuridad de su anonimato.

Den, ésa me suena a frase del Chino Ríos. Aunque no, él no avisaba. Simplemente la usaba.

Fran, intentaré vivir con la dicotomía. A lo mejor lo logro.
Ya me he dado cuenta de lo de los adminículos. No hay límites en la creatividad de los fabricantes.
Eso de "quien lo hereda..." también lo he escuchado reiteradamente. Yo sí lo entiendo, dígale a su marido que si quiere se lo explico.

Anónimo, adivino que no es usted el mismo anónimo anterior. Qué bien que le guste el blog. Vuelva cuando guste.

montt (el que no dibuja ni palitos) dijo...

estimado señor que no aporta,

por favor, no olvide, en su periplo gastronómico, parar bajo el paso nivel que une el camino a melipilla y la ruta 78 por unas (iba a poner deliciosas, pero no se si corresponde) tortillas de rescoldo. ellas constituyen uno de los más insignificantes y no aportadores legados culinarios de nuestra débil y estrecha cultura gastronómica.

cuando la consuma, por favor dígame como lo hace para evitar la sequedad y la hora más propicia para comerlas.

por último, mientras viaje, cuando vea a un viajero detenido exponiendo su humanidad y compartiendo sus fluidos con la madre naturaleza, no olvide tocar el cláxon. y luego, intercambie posiciones y espere que a los pocos segundos experimentará el efecto doppler al oir el dulce sonido de una bocina (¡ojalá el claxon de un camión!).

enhorabuena por su decendencia. espero que el espíritu más pragmático de las mujeres que lo rodean no lo aleje de las deliberancias sin uso que provee la reflexión sin rumbo.

muchos saludos a usted y a la creciente concurrencia.

(a todo esto, ¿qué pasa con los que nacimos perros según el calendario chino en esta dicotomía lobo-ovejística?)

El que no aporta dijo...

Montt, no corresponde lo de deliciosas. Sabrá usted que la venta de las citadas tortillas se realiza sólo para incrementar la venta de bebidas -más naturales que heladas- necesarias para no morir atragantado.

Sobre la micción, tema ya tratado en este espacio, gracias a Dios tengo una vejiga privilegada, que me permite aguantar largas jornadas sin necesidad de vaciarla. Seguiré en todo caso su otro consejo, saludando a quienes no tienen la suerte de un envase lo suficientemente holgado.

Sobre mi descendencia, pierda cuidado: nada me alejará del apostolado de lo inútil, y nadie me hará encontrar el rumbo.

Lo del lobo-oveja me complica más que a usted, créame. Por último el perro es medio pariente del lobo. Uno que es caballo, no sabe dónde meterse...

Pobreosito dijo...

Señor No aportador:

Tengo tantas cosas que hacer en mi vida... sabía esa costumbre humana que no tengo idea quien la habrá inventado de la trilogía. Bueno yo pensaba que como la celulosa venía del árbol. Se podía uno ahorrar lo del libro, porq al plantar el árbol ya tenía el trabajo hecho. A lo mejor es mucha la patudez de mi parte. Y soy un plantígrado, asi q imagínese mi mansa pata. Por otra parte, tan sólo mido 20 cms. Así que lo único que he plantado en mi vida ha sido alpiste. Por otra parte he tenido una variada vida amorosa, tan sólo que mi actual compañía es ovípara. Así que no sabría cómo hacerle para lo de la criatura.
Soy nuevo en esto de los blogs, a lo mejor paso por acá otra vez a ver sus reflexiones.
Mis pendientes son demasiado extensos, a ver, el más urgente sería un trajecito invernal. Ya me acostumbré a andar vestido entre los hombres.

Saludos cordiales

in.tuyo dijo...

Qué pasó con Conversaciones Embarazosas? Lo estaba vinculando desde mi sitio, y saspareció!

El que no aporta dijo...

Pobreosito, cómprese el trajecito. Más que por un tema de pudor humano, se lo recomiendo por el frío. Vuelva cuando quiera.

In.tuyo, ya está. Con aclaración y todo.

major tom dijo...

Yo querìa decirle al anónimo de las referencias zootrasvestistas que no tiene nada de malo ser cuico progre.Todos conocemos especimenes brillantes e irreverentes de la especie.El juicio de valor(lobo con piel de oveja y etc y etc)que hace es lo raro.O sea ¿que es entonces un cuico-cuico?¿un lobo con piel de lobo?¿y un progre-progre?¿oveja con piel de oveja?Le querìa decir tambien que no sea pata de vaca pero ya esta bueno de tanta descalificaciòn trasnochada.Eso si que no aporta pero lo que es nada.No sea prejuicioso,don anónimo.