Frases faranduleras

7.3.07

Hoy me permito un día más light de lo habitual. Descanso neuronal. No a las frases filosóficas del tipo “te quiero, pero de otra manera”, que nos obligan a pensar en esas otras maneras posibles. No, hoy no quiero metafísica. Sólo frases con las que no haya que pensar. Dichas por gente que no piensa, claro. Es el turno de la farándula. Detesto la palabra, pero no encuentro otra. Son los famosillos y famosillas que, cual polillas encandiladas por los reflectores, vuelan hacia ellos y se consumen en su traicionera luz. Y sale humo. Hediondo. Ahhh, la poesía fluye.

En fin. Ustedes los conocen. ¿Nombres? Carla, Karla, Katy, Kena, Pato, Pamela, Pinigol… Me acabo de dar cuenta de que la K y la P son iniciales recurrentes. Si no le suenan, no se preocupe. Basta con una mirada rápida a LUN, o un zapping por los canales nacionales durante la tarde, y ya está.

Cuando los vea, tenga paciencia. Está bien, no son genios. A veces rozan –o más que eso –la estupidez. Algunos incluso son unos completos y absolutos animales. Pueden llegar a ser completamente aneuronales. Pero nos entretienen. Si los medios son un circo todos los días, ellos son los payasos. A continuación, las frases clave de sus rutinas. Falta sólo la cachetada sonora y las lágrimas como chorros hacia el público.

No voy a hablar de mi vida privada. Es una de las primeras mentiras de los famosillos. Le sigue indefectiblemente, aunque no haya insistencia de por medio, un “bueno ya, pero última vez”. Cada vez.
No entiendo por qué no pueden aceptar que viven de exponer su vida privada. A nadie le importa lo que hacen en pantalla, rara vez alguien los ve en televisión. Lo que realmente vende son los líos de faldas, pantalones, idealmente sábanas. Eso es lo que el pueblo pide a gritos. Y ellos se lo dan. Aunque hagan como que se resisten.

Ahora soy feliz. Frase pronunciada en una entrevista en la que, pese a su tajante negativa a hablar de su vida privada, el farandulero de turno revela hasta sus más íntimos detalles. Puede ser utilizada siempre: luego de un quiebre de pareja o laboral, de una crisis económica, al encontrar pareja, y de nuevo al perderla… No es que siempre sean felices –sobraría el “ahora” –sino que es una frase que cabe en cualquier entrevista. Como que cada cambio en sus vidas trae felicidad. Aunque también están los depresivos, que ante los mismos cambios, declararán ahora estoy triste. Hay de todo en este mundo.

Somos sólo amigos. ¿Cuántas veces escuchó esta frase? ¿Cuántas de ellas era cierta? Lo que en la vida de los desconocidos ciudadanos es absolutamente creíble, entre la farándula es por lo general mentira. Siempre que escuche esta frase de algún famoso, desconfíe. Sobre todo si, como ocurre muchas veces, es hecha sin pregunta previa. Negar lo nunca afirmado es afirmarlo. Insistir mucho, reforzarlo.
Romance, ojalá tórrido, es lo que quiere el respetable. Triángulos –o cuadrados, o pentágonos –amorosos, declaraciones de amor y de odio, intercambio de fluidos. Ellos se lo darán, sin duda. Pero todo a su tiempo. Por ahora, es sólo una bonita amistad.

Uno también es persona. Creo que ésta se explica por sí sola. Además, no la voy a comentar porque me baja la ira. Cómo tanta tontera.

Estoy analizando varias ofertas. Esta es una de mis favoritas. Mientras más sumidos se encuentren en la cesantía, cuando el celular ya tiene telarañas y los minutos del plan se los gastan en el fono horóscopo, ellos –y ellas, claro –declaman a quien quiera oírlos, y sobre todo a quien no, que están analizando infinidad de ofertas. En pocas palabras, un bluff laboral, que a estas alturas ya nadie les cree. Más que risa, da pena.

Me sacaron de contexto. Utilizada con extrema frecuencia, sirve para desmentir lo dicho en una entrevista o conferencia de prensa. Y, claro, para dar otra conferencia o entrevista. Que a su vez será desmentida posteriormente. Y así. De todas las frases, la con mayor uso fuera del espectro propio de la farándula; también la utilizan políticos, deportistas –que a estas alturas poco se diferencian de los famosillos, es cierto –empresarios y cualquiera capaz de acceder a una entrevista. El equivalente medial del clásico “tirar la piedra y esconder la mano”. O el clásico "es que yo decía de otra tonta".

9 no aportaron:

bbjaga dijo...

"Uno también es persona"... Juajuajuajua...!!!!

Claro que soy tu fan, si me arreglas el día. Mira que la inteligencia siempre me pone de buen humor. Pero el fan club estaba de antes. Se ve en los comentarios de tus feligreses.

El que no aporta dijo...

Ahora sí me sonrojé...
En todo caso, seguiré con mi cruzada no-aportante mientras la neurona "dé el ancho". Expresión escuchada con frecuencia últimamente...

Gracias por la visita

varas dijo...

Impresionante el voto de censura a la farándula que ha habido en este Post... La gente no parece dispuesta a compartir sus frases preferidas en este ámbito.
Más de alguno dirá “es que tengo contrato de exclusividad” a si que no puedo hablar de estos temas acá.

El que no aporta dijo...

Así parece. La censura ha sido absoluta, rotunda, implacable.
Eso sería todo. Desde hoy, no más farándula. Aunque eso suene a declaración incumplida de Canal 13.

jorge dijo...

aunque esas frases son dichas tambien en los circulos de amigos que nada tienen que ver con el espectaculo... sera que todos vivimos dentro de una pequeña farandula? donde la amiga rica, pava pero simpatica es el equivalente al personaje de quenita larrain y el amigo choro y entrador con el desconocido es el negro piñera de la cuadra?

aii.. no se.

Fran Solar dijo...

Ta bien, la neurona tiene que descansar cada cierto tiempo. Yo me voy al sitio de LUN cuando estoy colapsada. Siempre hay algo (o alguien) de qué reirse.

Lo que más me irrita del tema este, es que la última frase, "me sacaron de contexto", es absolutamente válida y necesaria, pero tan manoseada por los farándulos que ya nadie la cree. Los que estamos (o estuvimos) de cabeza en los medios, sabemos que el chanchullo y los cortes de párrafo están a la orden del día, sin mencionar las especulaciones y las mentiras. La gente razonable que es, efectivamente, 'sacada de contexto', tendrá que inventarse una frase nueva, digo yo.

Un agrado leer tus no-aportes. Saludos.

El que no aporta dijo...

Jorge, no creo que nosotros vivamos en una pequeña farándula, sino que la farándula es una pequeña representación de nuestras vidas y entorno, algo así como un "Mundo Mágico" de nuestra realidad. Esán los matones (Dueñas), las ricas, los que se creen galanes... en fin, todo lo que también nos encontramos en la calle, la sala de clases, el trabajo...

Fran, es cierto. LUN despeja tanto, que debería ser recetado por los loqueros en casos de stress.
Sobre "sacar de contexto"... Absolutamente de acuerdo, y aún más: no se necesita estar en los medios. Siempre hay algún familiar, amigo, compañero de oficina u otro personaje que, sin ser periodista, nos saca de contexto. El problema es cómo lo decimos...

Saludos

gerardo dijo...

un par de frases mas que son detestables a mi manera de ver son:
"Y NO ES MENOR" menor que que? me pregunto.
"NO ESTOY BIEN" frase clasica pa disculparse de la caga que se mandaron y esconder tras un supeusto mal
"ES LO QUE HAY" que es la frase mas patetica de todas ya que detras de esto esta un marcada mediocridad que abunda en estos seres de la farandulilla.

El que no aporta dijo...

Gerardo:
"no es menor" es simplemente ASQUEROSA.
"No estoy bien" justifica cualquier cosa, algo así como "ténganme pena, iren lo que me está pasando...". Patético.
"Es lo que hay". Si bien es patética, es también dolorosamente sincera. Aunque quienes la pronuncien muchas veces no se den cuenta, los retrata en su más absoluto patetismo.

Gracias por los grandes no aportes